La feria de Barbastro
La Plaza del Mercado con sus botigas y puestos ambulantes. Plumilla del autor

Ya han pasado veinte años desde que se realizó el cartel para la celebración del 490 aniversario de la Feria de la Candelera en el año 2002.

El mencionado cartel se tituló La feria de Barbastro, porque quería representar alguna de las ferias que se celebraban en la ciudad en el siglo XVIII.  La maqueta la presenté al Ayuntamiento, que le pareció bien y muy oportuna para la siguiente Feria de la Candelera, que se celebraría el 2 de febrero de 2002.

La idea del cartel surgió a partir de dos hechos, la identificación de una carta de D. Francisco de Goya en el Archivo Diocesano de Barbastro y la visita a una exposición que hubo en Zaragoza sobre los cartones que pintó Goya para la Real Fábrica de Tapices y con estos dos elementos se creó el cartel.

Carta de D. Francisco de Goya

La feria de Barbastro
Cartel de la Feria de la Candelera de 2002. Del autor

Fue localizada en 1995 por D. José Lanao, que era el archivero, ya que revisando unos documentos se percató de que para encuadernar un libro se había reutilizado el papel de una carta, que era una cosa bastante frecuente, dado el precio que tenía en aquel momento el papel.  Al intentar leerla D. José vio la firma de Goya, lo que hizo saltar todas las alarmas.  La misiva tenía fecha del 27 de abril de 1790 y era la contestación a otra remitida anteriormente desde Barbastro por D. Manuel Fumanal, Canónigo de la Catedral, en la que éste le hacía una consulta a su amigo D. Francisco de Goya.

La amistad entre D. Manuel Fumanal y D. Francisco de Goya se remontaba a varios años atrás, pues D. Manuel frecuentaba la casa de D. Francisco en Madrid, ya que tenía muy buena relación con varios artistas aragoneses del momento dado su talante ilustrado.  En la misiva D. Manuel le consultaba sobre la oportunidad de realizar ciertas obras en el interior de la Catedral de Barbastro, a lo que D. Francisco le contestó diciendo que había pedido parecer al Director de la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid y éste le dijo “que era su criterio, que no se piense en tocar nada para su hermosura, pues la tiene en sí esa antigüedad”.

Exposición en Zaragoza en 1997

Óleo de Goya “La feria de Madrid” Museo del Prado

En ella se pudieron ver cartones, cuadros y tapices de temática ferial, que realizó Goya y entre los que estaba la “Feria de Madrid”.  Al verlo pensé que podría haber tenido otro título, la Feria de Barbastro, si al recibir Goya la carta de su amigo el Canónigo Fumanal y aprovechando alguno de sus viajes a Zaragoza, D. Francisco se hubiera acercado a visitarlo a Barbastro y coincidir con alguna de sus ferias, por lo que al regresar Goya a Madrid, inspirado por aquel supuesto viaje a Barbastro, hubiera pintado una versión diferente dedicada a una de las ferias de Barbastro y con estos dos datos me puse a diseñar el cartel.

El cartel

El trabajo consistió en añadir al cuadro de Goya un fondo apropiado, como la fachada norte de la Catedral vista desde el espacio que había entre el Coso y la puerta de la iglesia del Convento de los Padres Paúles, donde están actualmente las escaleras de los “Jardinetes”.  Así que pinté una acuarela en la que se ve el testero de la capilla de San Carlos con su linterna, al lado unas dependencias eclesiásticas, la torre asomando por encima y a la izquierda una casa.

Se trataba de ubicar la feria de Goya en Barbastro, viéndose en primer plano un tenderete colocado en las inmediaciones de la subida a la puerta sur de la Catedral, donde “dos elegantes caballeros y una dama se acercan al puesto de un vendedor que, obsequioso, ofrece su mercancía: recipientes de metal, piezas de mobiliario, cuadros, espejos, armas y trajes usados”.  Al boceto se le añadieron las leyendas correspondientes y se remitió a Barbastro, donde la imprenta confeccionó un cartel muy digno.  La realidad es que Goya nunca estuvo en Barbastro, pero sí pintó un serie de siete cartones para confeccionar tapices, entre los que estaba el titulado “La prendería o La feria de Madrid”, con el que se hizo un tapiz para decorar el dormitorio de los Príncipes de Asturias en el Palacio del Pardo.

Sobre las ferias de Barbastro

La feria de Barbastro
Arriero con su caballería, fumándose un cigarro en la Plaza del Mercado. Collage y plumilla del autor

Todas estas fantasías que dieron lugar a aquel cartel de febrero de 2002, tienen que ver con las ferias y mercados de Barbastro, que como fenómeno económico y social tuvieron una importancia capital en el desarrollo de la ciudad, ya que se celebraban cuando los vecinos disponían de dinero efectivo, como consecuencia de la venta de la cosecha o del ganado, siendo el momento de hacer las compras más importantes del año: ropa, utensilios, incluso, juguetes.  Por otra parte, coincidiendo con las ferias se celebraban corridas de toros o funciones teatrales para atraer al público de fuera.

En Barbastro se celebraban ferias anuales, como la de San Marcos Evangelista, concedida por Privilegio del rey Alonso de Aragón, que duraba siete días antes de la festividad del santo y siete después.  La feria de San Bartolomé que comenzaba quince días antes de la celebración del santo y continuaba quince días después, concedida por un Privilegio Real de Pedro IV de Aragón el 24 de junio de 1361 y se ponía entre el Arrabal, la plaza de San Francisco y sus alrededores.

Posteriormente, el 3 de noviembre de 1371 el rey Pedro IV desde Caspe otorgó un Privilegio para celebrar una feria que durase quince días, que comenzaban el día de Nuestra Señora de Agosto.  También el rey Carlos II concedió en las Cortes Generales de Zaragoza de 1678 un Privilegio para celebrar feria-mercado los días 1 y 15 de cada mes.

Además estaban las ferias de Santo Tomás Apóstol, que se celebraba desde tiempo inmemorial y la de ganado equino en septiembre, usando la plaza Rastro (actualmente de la Diputación) y la ribera del Vero para exponer la mercancía, que es el origen de las actuales fiestas patronales.  Y, por último la feria de diciembre, en la que se vendía también ganado caballar y mular, que se exponía en la plaza de San Francisco, Calle de Las Fuentes, Capuchinos y la plaza Rastro, mientras que los bueyes se colocaban por arriba del puente del Portillo; se trataba de bueyes viejos y muy flacos, que se engordaban para sacrificarlos al tiempo de matar a los cerdos y su carne servía para hacer embutidos.

A estas ferias estaban autorizados a asistir “todo género de personas de este reino y de los extraños, con todo género de comercios, mercaderías, ganados gruesos y menudos, guiados con muchas franquezas y libertades”.

La feria de Nuestra Señora de la Candelaria

Fue concedida en las Cortes de Monzón el 22 de septiembre de 1512 por la Serenísima Señora Doña Germana de Foix, esposa del rey Fernando el Católico, para que Barbastro pudiera celebrar una feria el día 2 de febrero.  Comenzaba doce días antes de la festividad de Ntra. Señora y continuaba por espacio de otros tantos, vendiéndose en ella hierro labrado, quincalla y otros géneros.

Se ubicaba en el Cuartón de “Dentromuro, usando la plaza de la Candelera y calles adyacentes, pero cobró tal auge, que las autoridades municipales cambiaron su localización a un sitio más amplio “debajo del Coso y Rioancho y los cerdos se pusiesen en la Plaza Rastro, mandándose iluminar las ventanas de las casas para el paso de la retreta que se celebraba el último día.  La feria de la Candelera es la única que ha sobrevivido conservando su carácter mercantil y con el tiempo se ha ido ampliando su ubicación, que actualmente va de los “Jardinetes”, al Coso, General Ricardos, plazas del Mercado y de la Diputación, hasta Corona de Aragón, el puente del Amparo y el aparcamiento junto a la gasolinera.

Hoy en día, en muchos lugares se están recreando ferias con kioscos, puestos de artesanos, alimentos y todo tipo de cosas, pero Barbastro no tiene que escenificar nada, porque conserva una verdadera feria antigua con un carácter similar, salvando las distancias, a la Feria de la Candelera original.

 

 

 

 

SUSCRIPCION
Sal de Ronda
GOB ARAGON surge

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here