CEDER PUEBLOS VIVOS

El Centro de Congresos de Barbastro estaba abarrotado. JLP.Miles de barbastrenses siguieron la final del Mundial y salieron a la calle para disfrutar de una jornada histórica para el deporte español. Las peñas, asociaciones recreativas, garitos, bares y restaurantes ofrecían el partido ante numerosos seguidores, pero el número mayor se concentró en el Centro de Congresos de Barbastro donde se instaló una pantalla gigante de 30 metros para retransmitir la final.

Se esperaba superar las 600 personas, cifra conseguida con la final de la Eurocopa hace dos años en el recinto ferial. Pero la cifra se dobló. Más de un millar de personas abarrotaron el Centro de Congresos y consumieron cervezas y bebidas sin alcohol en la barra solidaria gestionada por el Club Ciclista Barbastro y los amigos de Diego Ballesteros, ciclista que se recupera del grave accidente sufrido en la Race Across América. Los beneficios de la recaudación -todavía no se ha contabilizado- irá destinada a sufragar los costes de su traslado a España y su tratamiento médico.

El Club Ciclista Barbastro y los amigos de Diego Ballesteros recaudaron fondos en la barra. JLP.El presidente del Club Ciclista Barbastro y compañero de Diego en la aventura norteamericana, Antonio Escartín, se mostraba sorprendido por la acogida ciudadana. “Como mucho esperábamos unas 800 personas pero se ha superado. Cuando llegamos a montar había un aluvión de gente y hemos vendido muchas cañas. No sé cuanto recaudaremos pero al menos en algo podremos ayudar a Diego”, apuntaba.

Escartín también destacaba el “buen ambiente” vivido en el Centro de Congresos, donde también estaban el alcalde, capitán de la guardia civil, concejales del gobierno y de la oposición con caras pintadas y banderas y muchos ciudadanos anónimos.

El alcalde de Barbastro con bandera en mano y la cara pintada. JLP.Tras los abrazos y lágrimas de alegría la fiesta se trasladó a la calle donde los coches inundaron las principales arterias de la ciudad hasta llegar al Paseo del Coso y la Plaza de los Jardinetes. “Tras el partido salimos con el coche y era impresionante la gente que había en la calle, nos costaba avanzar media hora”, explicaba un vecino.

El ambiente también se vivió con tono festivo en los bares habituales donde se concentran los espectadores para ver el fútbol. Uno de ellos la cervecería El Cortes donde habían una gran cantidad de gente, como explicaban desde este establecimiento. Incluso la charanga El Pincho de la peña DDB llevó la música a este establecimiento.

La lluvia que cayó ayer en Barbastro no mermó las ganas de fiesta.

Monzón

La plaza Mayor de Monzón, a rebosar. El público montisonense abarrotó la plaza Mayor el domingo para ver la final de la Copa del Mundo del Fútbol en la pantalla gigante instalada sobre el escenario de las habituales actuaciones culturales (la noche anterior se había celebrado el Festival Folklórico). Según las estimaciones municipales el seguimiento del partido desde la plaza Mayor fue de unas 2.500 personas.

Las banderas institucionales y las camisetas rojas abundaron. No se registraron incidentes y la pantalla brindó una imagen perfecta. Cuando “la Roja” marcó se desató el delirio y muchos jóvenes subieron al escenario.

Monzón vibró con España. El concejal de Juventud, Carlos Dueso, se mostró exultante por la respuesta del público y por poder vivir el “momento histórico” que supone la disputa de la final de un Mundial. “Teníamos que poner la pantalla porque había muchas peticiones y, sobre todo, por lo que representa en lo deportivo y lo social llegar a las semifinales del Mundial primero y a la final después”.

Y añadió: “Tanto a los aficionados al fútbol como a los que no lo son pero siguen la trayectoria de la Selección, les gusta disfrutar estos momentos en grupo. De hecho, en todas las ciudades de España de cierta entidad pusieron pantallas gigantes en lugares céntricos. A los vecinos les agradezco que se volcarán, y a la empresa Circuit Urgellenc la instalación de uno de los mejores equipos para este tipo de retransmisiones”.

Los vehiculos se hicieron oir en Barbastro y Monzón. JLP.El número de montisonenses que siguieron la final desde la plaza Mayor fue superior al de la final de Europa celebrada hace dos años.

La fiesta comenzó a las seis de la tarde con música y barras de bebidas, para después conectar a las 20 con la retransmisión del partido de fútbol. La fiesta en la plaza duró hasta la medianoche y de allí se propagó por las calles y plazas de la ciudad del Cinca con los coches, lanzamiento de cohetes, bocinas, las bubuzelas y las banderas rojigualdas. A su vez los bares “estaban a reventar y es de suponer que los hosteleros estén muy contentos. Era una jornada festiva más que si fuera un sábado por la noche”, explicó el concejal de Juventud.

La fiesta se prolongó hasta altas horas de la madrugada.

DPH SONNAR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here