El secretario de Estado de Planificación e Infraestructuras, Víctor Morlán, ha puesto en servicio hoy un nuevo tramo de la Autovía Lleida-Huesca, A-22, denominado «río Alcanadre-Siétamo», en la provincia de Huesca, de una longitud de 17,16 km. La inversión en estas obras ha ascendido a 62,4 millones de euros.

Los kilómetros que ahora se abren al tráfico forman parte de dos tramos distintos: el tramo Ponzano-Velillas, que se pone en servicio parcialmente, y el tramo Velillas-Siétamo, que entra en servicio en toda su longitud.

dph

Esta puesta en servicio se engloba dentro del marco de las actuaciones que el Ministerio de Fomento está ejecutando para transformar las comunicaciones oscenses. Esta autovía, junto con el trayecto Nueno – Jaca de la A-23 y la A-21, formarán un eje de comunicación excepcional y libre de peaje que unirá la cornisa cantábrica con el corredor Mediterráneo pasando por Huesca.

Asimismo, esta nueva vía de comunicación mejora la calidad de vida de los ciudadanos reduciendo el tiempo de sus desplazamientos y aumentando el confort y la seguridad de los mismos, teniendo en cuenta el desarrollo sostenible y el respeto por una zona de tan alto valor ecológico.

A medida que Fomento avance en la consecución de sus objetivos, éstos se irán reflejando en el efecto positivo de las nuevas infraestructuras, dado que potenciando las comunicaciones el Ministerio fomenta el crecimiento de la zona y asegura el desarrollo de la actividad económica altoaragonesa.

Con estos nuevos tramos, son ya siete los puestos en servicio en la A-22, totalizando 58,5 kilómetros, habiéndose abierto al tráfico en los últimos tres años un 54% de su longitud total, lo que redunda en una gran reducción de los tiempos de recorrido entre las poblaciones situadas a lo largo de la misma y aumenta enormemente la seguridad y comodidad de los usuarios del eje, fomentando el crecimiento de la zona y asegurando el desarrollo de la actividad económica altoaragonesa, objetivos perseguidos teniendo en cuenta el desarrollo sostenible y desde el respeto de los valores ambientales de la zona que atraviesa la nueva infraestructura.

El resto de tramos de esta autovía está en avanzado estado de construcción con la excepción del tramo Huesca-Siétamo, en proyecto.

Descripción de las obras

El tramo que se abre al tráfico comienza en el enlace de Lascellas, en forma de trébol parcial, que conecta la A-22 con la carretera N-240 y con la carretera autonómica A-1229, a Abiego, una carretera que da acceso a numerosas poblaciones del Somontano de Barbastro.

Este enlace sirve además de conexión con la vía de servicio en que se convierte la N-240 y da acceso al área de descanso situada en margen izquierda de la A-22, a la que hasta ahora se accedía directamente desde la N-240.

A continuación destaca la estructura sobre el río Alcanadre, con una luz total de 225 m, ejecutada con vigas prefabricadas de una luz máxima de 51 m. Esta estructura que reproduce la configuración del existente viaducto de la N-240, que alojará ahora la calzada izquierda de la A-22.

Tras él, el trazado se separa de la traza de la N-240 hacia el sur, evitando la travesía de Angüés de dicha carretera, cruzando el barranco de Valfarta y habilitando un enlace para acceso a dicha población y conexión con la carretera A-2203, de Angüés a Bespén.

Seguidamente se cruzan los barrancos de Vas y Fuente Umper y el río Rija, para acabar en el enlace de «Velillas», situado a 2 km al oeste de esta pedanía del término municipal de Angüés. Es un enlace en forma de diamante con dos glorietas que conecta la A-22 con la N-240 y la carretera A-1222, a Torres de Montes, y la carretera local a Liesa.

Por su parte, el tramo Velillas-Siétamo entra en servicio en toda su longitud.

Comienza en el citado enlace de Velillas y su longitud es de 4,9 km, a lo largo de los que destaca el viaducto doble construido sobre el río Guatizalema, ejecutado mediante elementos prefabricados y con una luz total de 139 m, así como tres pasos superiores de caminos.

El tramo finaliza en el enlace de Siétamo, que incluye cuatro estructuras y conecta la A-22 con la N-240 a través de la carretera autonómica A-1219 y de una glorieta provisional construida en aquélla.

En ambos tramos la velocidad de proyecto ha sido de 120 km/h, con dos calzadas de 7 metros de anchura cada una y arcenes exteriores de 2,50 metros e interiores de un metro, separadas por una mediana de 10 metros.

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here