SUSCRIPCION

La vecina de Lagunarrota Victoria Monter Trallero cumplirá este domingo sus cien años de vida rodeada de sus familiares que le aportan el cariño y los cuidados necesarios para alcanzar la centuria en buen estado de salud.

Victoria con tres de sus hijos y nueras. JLP.Para el domingo los familiares de Victoria han previsto una gran fiesta que comenzará con una misa en su localidad a la que asistirán representantes del Ayuntamiento de Peralta de Alcofea, municipio al que pertenece Lagunarrota.

gobierno aragon contenidos

Previamente, la alcaldesa Obdulia Gracia felicitará a la centenaria en su casa y al terminar la misa, la familia de Victoria Monter Trallero invitará a todos los vecinos a un vermú.

Ya en su casa la centenaria recibirá el cariño de sus cinco hijos, once nietos y trece biznietos.

“Me encuentro bien, aunque he estado un poco resfriada, pero parece que ya estoy un poco mejor y aunque haya alguna cosa mal no importa”, asegura a la vez que afirma no sentirse “nerviosa” por la proximidad del domingo cuando cumplirá los 100 años. “Estaremos en casa 44 para comer y después iremos a bailar quien quiera”, bromea.

Victoria Monter Trallero en su casa. JLP.Victoria Monter Trallero es la primera vecina de Lagunarrota en alcanzar los 100. Asegura que desconoce la clave para alcanzar los cien años: “Ha sido un milagro, yo no me lo pensaba que iba a llegar a los 100 años, pero he trabajado mucho”. Victoria ha hecho “de todo”. Ha sido la telefonista de Lagunarrota, también ha ejercido como carnicera “matando corderos” y “en casa todo: fregar, planchar, lavar, serrar, hacer ganchillo, encaje, …”.

Precisamente el encaje de bolillos ha sido una de sus pasiones y ha ganado varios premios como la encajera de mayor edad y de más experiencia. La última pasión ha sido la lectura. A los 94 años se leyó ‘El Quijote’ pero también ha leído ‘Los Pilares de la Tierra’ y todas las novelas de Victoria Holmes hasta que un problema en la visión le ha impedido seguir disfrutando de la lectura.

Victoria siempre ha vivido en Lagunarrota. Ahora vive con su hijo Arturo y su mujer Elena. No añora otros tiempos pasados porque como afirma “no me falta de nada y ahora se vive mejor. El pueblo ha cambiado mucho para bien, como ahora no he vivido nunca, aunque estoy contenta con lo que me ha tocado vivir. He tenido una vida feliz”. Una de sus alegrías son el cariño de sus nietos y “tener la familia unida”.

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here