Un año más, en plena temporada de caza mayor en Aragón, nos toca denunciar los impactos producidos por los más de 55.000 cazadores que durante los diferentes períodos habilitados para el ejercicio de esta actividad, batirán más de 4 millones y medio de hectáreas, lo que representa el 92,9 % de la superficie total de la Comunidad Aragonesa, para cobrarse la vida de cerca de un millón de animales.
Tan fuerte presión sobre el territorio de una actividad que, nadie puede negarlo, resulta violenta y agresiva para los que no entienden que se maten animales por diversión, genera importantes impactos. Uno de ellos es la incidencia negativa en actividades recreativas y turísticas en la naturaleza, sector económico que se ha desarrollado sobremanera en los últimos años en Aragón. Un dato permite mostrar la relevancia de esta actividad sostenible, en 2009 se registraron, sólo en las 120.000 hectáreas, correspondientes a los Parques Nacionales y Naturales declarados en Aragón, lo que representa escasamente el 2,32 % del total del territorio aragonés, más de 700.000 visitantes.

La caza genera conflictos con el resto de actividades en la naturaleza, particularmente las recreativas y de turismo sostenible por tres motivos.

CAMINO DE SANTIAGO

– Un elevado grado de incumplimiento de la prohibición de cazar en las zonas de seguridad y de disparar cuando hay cerca personas realizando cualquier tipo de actividad de disfrute de la naturaleza.
– La actitud de los responsables de los cotos, que en ocasiones llegan a asustar y amedrentar a quienes quieren hacer uso de caminos, vías pecuarias y otras zonas de servidumbre pública.
– La instalación de obstáculos que cortan los accesos y viales públicos e impiden que los ciudadanos puedan transitar por donde tienen todo el derecho para hacerlo.

Aun aceptando que pueda ser una minoría la parte del sector cinegético poco respetuoso con los derechos de los no cazadores, lo cierto es que durante la temporada de caza, quienes quieran disfrutar de la naturaleza irán siempre preocupados para no tener incidentes con cazadores cuando salgan al campo. No hay que olvidar que la media de muertes que provoca esta actividad al cabo del año en el Estado Español, directamente por disparos, es cercana a la treintena, contando por varios centenares los heridos por esa misma causa.

Por ello, Ecologistas en Acción quiere hacer un llamamiento al sector cinegético para que se conciencie de la necesidad de respetar a los no cazadores y de evitar actuaciones que pongan en peligro al resto de usuarios de la naturaleza o que impiden el ejercicio de los derechos de libre tránsito por lugares públicos.

La Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, se viene mostrando excesivamente complaciente con el sector cinegético en este tema, como se observa claramente en la poca motivación para declarar zonas de seguridad y zonas no cinegéticas, así como que la normativa aragonesa recoge actuaciones de seguridad obligatorias cuando se cruzan grupos de cazadores, pero obvia totalmente este hecho cuando son grupos de senderistas o usuarios de otras actividades recreativas. En este sentido, sería de desear que cambie su política, cumpliendo su función de defensa del interés general y vele por los derechos de los no cazadores.

DPH BECAS ARTÍSTICAS

2 Comentarios

  1. Estoy totalmente de acuerdo con Ecologistas en acción, y no sólo en este tema, también en el del coto de Bastarás. Me parece que este colectivo ecologista , en concreto , no tiene el respaldo social que se merece, más bien al contrario , se les achacan falsos radicalismos promovidos por aquellos a quien no interesa sus críticas y denuncias . En este tema concreto de las limitaciones a la libre circulación por los ciudadanos en espacios acotados por los municipios para uso cinegético , se ve una asociación de intereses tanto en aspectos económicos , que al final son los que más pesan , por parte de alcaldes que “venden ” sus montes a personas que merecen el apelativo de “escopeteros ” . Esto lo digo con conocimiento de causa pues hace casi veinte años que recorro el Somontano con mis amigos y nuestras bicicletas de montaña y he visto grupos de cazadores ensuciar con basuras y restos de hogueras , a la vez que disparaban verdaderas balaseras creo que para intentar coger tordas sobretodo por la zona de Hoz de Barbastro , Por desgracia , desde hace poco tiempo , Las Cortes de Aragón han modificado la Ley de caza y ahora estos cazadores colocan en los caminos públicos carteles donde se intenta disuadir a cualquiera que intente penetrar en su zona de caza . La Administración , en sus tan normales actuaciones contradictorias gasta millones en la promoción turística de nuestros montes y por otro lado acota la naturaleza para estos señores que encima se dicen “ecologistas ” y “deportistas”. Es una VERGUENZA la actitud de estos políticos que se proclaman gestores del Medioambiente . Pero me parece también un poco patético el adormecimiento de la ciudadanía como respuesta a las denuncias de quienes son testigos de los atropellos que la Administración consiente sobre nuestros montes . Si al menos les obligaran a recoger la infinidad de cartuchos que ensucian caminos y envenenan con sus plomos tanto las aguas como lo que entra en contacto con estos restos …

  2. Sí, Pedro; estoy contigo en varios de los aspectos que citas, ya que en otros no dispongo de suficientes elementos de juicio para emitir una opinión. Creo, no obstante, que en general la gestión del medio ambiente deja bastante que desear y que, por tanto, está en fuera de juego. Una cosa es lo que la Administración dice defender, y otra distinta lo que hace y permite. Sigue adelante con tus críticas y denuncias hasta que surtan efecto, que sabido es que a los políticos no les gustan y a fuerza de insistir corregirán estas actuaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here