Los índices de contaminación atmosférica de Monzón se encuentran dentro de los parámetros aceptados por la legislación vigente. En el último lustro se han realizado ocho campañas de control supervisadas por la Dirección General de Calidad Ambiental del Gobierno de Aragón, y a lo largo de 2011 se llevará a cabo un estudio “continuado y de mayor calado” que determinará tanto los elementos contaminantes como su origen.

Ibarz y Aso.El concejal de Medio Ambiente, Miguel Aso, ha explicado en rueda de prensa que la citada campaña la impulsa el Ministerio de Medio Ambiente en todo el territorio nacional y prevé un “control” en cada Comunidad, y ha añadido que en el caso de Aragón van a ser dos, uno en Zaragoza y otro Monzón, porque ha sido aceptada la solicitud cursada por su departamento. Le ha acompañado en la comparecencia la técnico Pilar Ibarz.

SUSCRIPCION

Aso ha explicado: “Cuando llegué a la Concejalía, una de mis prioridades fue conocer de primera mano los datos exactos de productos contaminantes, y para ello no hay nada mejor que medir. Disponemos de una estación fija en el cerro del Palomar, y también hemos trabajado con la estación móvil de la DGA, que ha estado ubicada en tres puntos diferentes del casco urbano, además de contar con otros aparatos fijos de medición que ampliaban el abanico de datos. En total han sido ocho campañas, y la conclusión es que los índices de contaminación no son alarmantes ni mucho menos, si bien se registran algunos picos propios de una ciudad industrial, como los del manganeso y las partículas PM10, pero siempre dentro de los niveles permitidos”.

El concejal ha citado los estudios de la presencia de plomo, cadmio, mercurio y otros metales, los del mercurio gaseoso y otras emanaciones procedentes de la industria del cloro, y los del manganeso, materia prima de la industria de las ferroaleaciones. “En estos años la mejora ha sido notable, sobre todo por los requisitos exigidos a las propias industrias a la hora de conseguir las AAI (Autorización Ambiental Integrada)”, ha remarcado.

En el caso del manganeso, un informe dice: “Aún teniendo valores inferiores a lo que se podría tomar como valores de referencia, sí son muy superiores al resto de puntos de medida de Aragón. No obstante, se encuentran lejos de lo establecido a nivel mundial como valor mínimo a partir del cual se observan efectos adversos”.

En relación con la PM10 (partículas suspendidas en el aire de diámetro inferior a las diez micras), cabe señalar que no va a ser de aplicación la segunda fase del Real Decreto 1073/2002, de 18 de octubre, sobre evaluación y gestión de la calidad del aire ambiente en relación con el dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno, óxidos de nitrógeno, partículas, plomo, benceno y monóxido de carbono. Esto se traduce en una menor “exigencia” de la obligación de reducir o minimizar la presencia de estas partículas.

Aso ha señalado para terminar: “Con este escenario, el tramado industrial de la localidad puede crecer sin mayor problema dado que los niveles de PM10 reflejados en las diferentes mediciones son aceptables y, en todo caso, muy inferiores a los de grandes ciudades europeas”.

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here