ESTA HISTORIA VA CONTIGO

El secretario de Salud Laboral de CCOO Aragón, Benito Carrera, ha realizado hoy un balance de los datos de siniestralidad laboral registrada en la Comunidad. Entre enero y noviembre, se ha producido un descenso en el número total de siniestros, pasando de 14.872 a 14.197, que se reparte de manera homogénea en los accidentes leves (de 14.716 a 14.079), los graves (de 121 a 95) y los mortales (de 35 a 23). Sin embargo, desde el sindicato alertan que este recorte obedece más a una bajada en la actividad, como refleja la caída en el número de afiliados a la seguridad social, que a una mejora en las medidas de prevención.

De hecho, CCOO ha realizado una encuesta entre sus delegados de prevención para detectar las causas que se repiten detrás de la mayoría de los siniestros. Así, Carrera ha asegurado que la primera constante es un “déficit en la organización del trabajo” de manera que “la prevención no se ha integrado dentro de la empresa” y sólo se cumple de manera formal a través de la externalización a un servicio ajeno.

AB ENERGÍA AIRE ACONDICIONADO

En segundo lugar, ha apuntado la falta de participación de los trabajadores en la prevención en aquellas empresas sin representación sindical, que deja “un agujero que no cubren las mutuas”. Los delegados también han transmitido una creciente preocupación por la falta de recursos destinados a prevención en un momento de crisis, y que las empresas muchas veces buscan “ganar competitividad arriesgando en salud”.

Finalmente, el estudio de CCOO apunta a fallas en la coordinación entre administración, mutuas y empresas o el déficit de estudios específicos, como en el caso de los riesgos psicosociales, que “no se están incluyendo en la evaluación que deben hacer todas las empresas”.

Tras este diagnóstico, Carrera ha subrayado que para lograr una mejora en la seguridad de los trabajadores y un freno a los accidentes es indispensable poner en marcha las medidas contempladas en la Estrategia Aragonesa de Seguridad y Salud, que lleva ya cuatro años de retraso, pues estaba prevista su aplicación para el periodo 2007-2011.

Entre otras, ha vuelto a poner sobre la palestra la necesidad de poner en marcha planes de actuación en las empresas, sobre todo en aquellas con una “alta tasa de siniestralidad”. “Son un número muy reducido de empresas las que acaparan la mayoría de accidentes, y si sabemos cuáles son y no actuamos es pura hipocresía”, ha denunciado.

También ha reivindicado la introducción del delegado sectorial o territorial para cubrir los huecos de representación sindical que afectan a la salud laboral y la extensión de la actividad del Instituto Aragonés de Seguridad y Salud Laboral (ISSLA) a la elaboración de estudios epidemiológicos por comarcas que permitan afinar la actuación de los agentes implicados.

Finalmente, ha abogado por una mejora de la educación en salud laboral para todos los trabajadores, ya que los datos señalan que la víctima suele tener una antigüedad baja en la empresa y en muchas ocasiones se incorpora a su primer empleo. Para ello, Carrera ha defendido la introducción de módulos formativos en seguridad laboral para los estudiantes de primaria, secundaría, formación profesional y bachillerato, ya que éste es el único método de crear una “cultura de la salud laboral”.

TELEFICHAJE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here