Varios

El Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, ha recomendado al Ayuntamiento de Barbastro que reserve una partida económica para financiar las obras que necesite una vecina discapacitada de la ciudad del Vero que utiliza silla de ruedas para poder acceder a su domicilio y a las zonas comerciales del entorno de su vivienda, sita en el Pasaje las Claras.

La plaza de aparcamiento ni la rampa guardan las medidas correctas. JLP.La adaptación urbanística deberá realizarse tal y como disponga el Consejo para la Promoción de la Accesibilidad y Eliminación de Barreras, dependiente del Departamento de Servicios Sociales del Ejecutivo autónomo.

GOB ARAGON surge

La recomendación es la respuesta de García Vicente a la queja de la barbastrense Celia Carril, jubilada y que tiene una enfermedad degenerativa que se basa en la contracción progresiva de los músculos de sus miembros inferiores, lo que le impide andar. Junto a su marido llevan dos años solicitando al Ayuntamiento que cumpla el real decreto 19/1999 del 9 de febrero del Gobierno de Aragón por el que se regula la promoción de la accesibilidad y la supresión de barreras arquitectónicas y de la comunicación.

La vecina solicita que se cree cerca de su vivienda una plaza de aparcamiento para minusválidos según la normativa (existe una en el entorno pero no tiene las medidas suficientes -tiene 2 metros cuando debería tener 3,30 metros-) y que se construya una nueva rampa con menor pendiente y también más próxima que la existente ya que se encuentra a 50 metros cuando la normativa establece que deben de esta a menos de 25 metros de la vivienda y con una más suave pendiente puesto que la actual es del 10% cuando la normativa establece que debe ser inferior al 6% por lo que ofrece problemas de embarque y desembarque, con peligro de vuelco en la subida y de embalarse en la bajada.

Sobre la plaza de aparcamiento, el matrimonio lamenta que cuando la utilizan para hacer carga y descarga estacionan encima de la acera al no carecer de espacio, «y la policía nos denuncia. No pagamos la multa porque hacemos un recurso y se elimina, pero ya tienes que pelearte con los policías y acudir al Ayuntamiento a hacer gestiones», señala su marido. A este respecto también lamentan que el citado aparcamiento es ocupado por otros discapacitados y por los usuarios al centro comercial «y es casi imposible aparcar allí».

La vivienda se encuentra en un edificio de propiedad privada pero de uso público dado que por el Pasaje las Claras transita el público para acudir al supermercado allí existente. Por ello piden que se supriman los cuatro escalones que dan acceso de la calle al porche y el escalón que da acceso a la vivienda desde el porche.

La vecina acudió al Justicia de Aragón el 17 de febrero de 2010 después de solicitar el 18 de agosto de 2008 al Consistorio barbastrense la construcción de una rampa de acceso para usuarios de sillas de ruedas delante del acceso a su vivienda. «Hemos estado dos años esperando a que el Ayuntamiento haga algo y nos han dicho que no había dinero para realizar estas actuaciones», afirma su marido Luis Cereza. «El Ayuntamiento no nos hace caso y por eso tuvimos que recurrir al Justicia. Pedimos que nos hagan una rampa delante del portal porque cada vez que salgo tengo que dar una vuelta y es un engorro. La máxima distancia que tienen que estar una rampa es a 25 metros y no a 50%», explica la afectada.

De hecho recientemente se llevo a cabo la urbanización de la plaza de la Tallada, zona que pertenece al entorno de esta vivienda.

En la queja, esta persona solicita la construcción de dos rampas de acceso a su domicilio, de la calle al porche del edificio y otra del porche al patio de la escalera comunitaria donde reside habitualmente, ya que en caso contrario no tiene otra alternativa que quedarse en su casa, «aislada de la vida social y con una calidad de vida reducida a la mínima expresión», al igual que sus derechos sociales.

Acceso a los comercios

Asimismo también pide al Ayuntamiento que gestione con el centro comercial SIMPLY, ubicado en los bajos del edificio que suavice la rampa de acceso al establecimiento puesto que su elevada pendiente del 30% le hace imposible su acceso por sí misma. Además también piden que los comercios del Pasaje eliminen sus escalones y los sustituyan por pequeñas rampas.

«Las leyes no son optativas y si no se cumplen se comete una infracción. El Ayuntamiento de Barbastro comete la infracción del ordenamiento en materia de accesibilidad a la dependencia y eliminación de barreras arquitectónicas», señala en su queja la ciudadana.

Tras conocer la queja, el Justicia de Aragón solicitó información al respecto al Ayuntamiento de Barbastro el 3 de marzo de 2010, en concreto un informe municipal sobre las modificaciones urbanísticas realizadas en el entorno de la vivienda de esta persona.

Otros documentos solicitados son sendas copias de los informes técnicos emitidos para la aprobación de los proyectos de modificación urbanística de esta zona, en especial lo relativo al cumplimiento de la normativa de eliminación de barreras arquitectónicas y la promoción de la accesibilidad, así como las afecciones que estas obras han supuesto a la persona que se quejó.

Destinar una partida

El Justiciazgo ha solicitado, igualmente, un informe al Departamento de Servicios Sociales y Familia del Gobierno de Aragón y, en particular, al Consejo para la Promoción de la Accesibilidad y Eliminación de Barreras, sobre las actuaciones correctoras que debería adoptar el ayuntamiento. La institución reiteró su solicitud al Consistorio barbastrense y al Departamento de Servicios Sociales el 9 de abril de 2010.

El 26 de abril el director gerente del IASS, Juan Carlos Castro, envió un informe según el cual el Consejo se daba por enterado de la solicitud del Justicia.

El 24 de mayo de 2010 el Ayuntamiento de Barbastro remitió un informe en el que indicaba que ya se había reservado un espacio en la vía pública con su correspondiente señalización para que la ciudadana tuviera su plaza de aparcamiento adaptada.

El consistorio señalaba, asimismo, que tenía intención de levantar una rampa, pero que -en la fecha mencionada- carecía de financiación para ejecutar esta obra, lo que precisamente ha motivado la recomendación de García Vicente de dotar económicamente una partida para realizar esta obra.

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here