«Mis ojos se humedecen cuando en mi memoria afloran unas escenas que quedaron firmemente grabadas esa tarde del 10 de febrero de 2007 en aquel recóndito paraje aledaño a la estación de esquí de Formigal» (Pedro Solana).

TORNO DE BUERA VERANO 2020

"Éramos  uno más entre los grupos que zigzagueaban por el exterior de unas pistas recién estrenadas, pero que a la vez eran parajes de sobra conocidos por nosotros" (Pedro Solana).Pedro Solana. Aquel sábado, como de costumbre, acudíamos a la estación de Formigal pero con grandes expectativas ya que, aunque el invierno discurría escaso de nieve, en la víspera de nuestra cita habían caído diez centímetros y esto nos permitía afrontar la jornada con optimismo, trazando nuestra huella sobre nieve fresca, bajo un tímido sol que pronto desaparecería, aunque en esos primeros instantes propiciaba la mejor manera de pasar el ecuador del curso de iniciación.

En mi grupo se había instalado un sentimiento de cordialidad y simpatía al recordar el anterior fin de semana en Cerler, donde habíamos superado las dos jornadas con soltura a pesar de la escasez de nieve. Poco a poco nos íbamos "En mi grupo  se había  instalado un sentimiento de cordialidad y simpatía al recordar el anterior fin de semana en Cerler, donde habíamos superado las dos jornadas con soltura a pesar de la escasez de nieve" (Pedro Solana).  haciendo más amigos. Pilar, Richard, George y Jordi. Nunca había tenido un grupo tan variopinto.

George Lovett, era un inglés que estaba en Huesca haciendo un trabajo de investigación sobre temas de arquitectura y aprovechaba la oportunidad que le brindaba el club Peña Guara para acercarse al Pirineo.

Pilar Valdivia, de familia muy montañera, con ancestros venidos de Perú, siendo ella un prodigio de simpatía que sin duda aportaba un cálido matiz femenino al conjunto.

Richard Lázaro, fuerte y joven, se sentía muy próximo a mí pues ambos veníamos desde Barbastro.

Por último, Jordi , de origen catalán, era un joven tímido y agradable, siempre"En la víspera de nuestra cita habían caído diez centímetros  y esto nos permitía afrontar la jornada con optimismo, trazando nuestra huella sobre la nieve fresca" (Pedro Solana). respetuoso pues para él, que estudiaba Ingeniería Agrónoma, comportarse y aprender estaba en su agenda diaria.

Éramos uno más entre los grupos que zigzagueaban por el exterior de unas pistas recién estrenadas, pero que a la vez eran parajes de sobra conocidos por nosotros. Habían sido escenarios de nuestras prácticas hace muchos años y ahora la expansión sorprendente del esquí de pista nos veía poco más o menos como intrusos en unos recorridos tantas veces realizados.

DPH

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here