orangutan superior

Un momento del partido ante el Compostela en el Isidro Calderón. Foto JLP.El Atlético Monzón ya ha olvidado su traspiés ante el Compostela. Ahora, plantilla, directiva y afición sólo piensan en conseguir su anhelado ascenso a la 2ª B dando un rodeo que les llevará primero, este fin de semana a las Islas Baleares, para luego el sábado jugar en casa, y esperar -en el mejor de los casos- a un nuevo rival.

De momento todo pasa por afrontar el partido de este domingo a las 18:30 h. en el campo Miquel Pons frente al Benissalem, equipo que quedó en cuarta posición de la Tercera balear pero que conseguía eliminar a todo un histórico de la poderosa Tercera catalana como es el Reus. Aunque a priori se enfrenta el campeón de la aragonesa contra un cuarto de la liga balear, el dicho de “no hay rival pequeño” lo tienen muy asumido en Monzón. Sobre esta circunstancia el técnico montisonense Miguel Rubio considera que sería “una gran equivocación” minusvalorar al rival. “En eso nos equivocamos la mayoría de gente del fútbol, entrenadores, jugadores, periodistas y aficionados. Nos equivocamos en no tener mucho más respeto por los rivales. Aquí cuando juegas una eliminatoria no importa lo que has hecho durante toda la temporada si no lo que vas a hacer en estos dos partidos y como no se sabe hay que ser muy respetuoso con cualquier rival. Como contra el Compostela nos enfrentamos a un gran equipo que por algo ha quedado entre los cuatro primeros. Lo que no se puede es tener un mal día en esta eliminatoria porque sino estás fuera”, señala.

Partido entre el Monzón y el Compostela. Foto JLP.El Atlético Monzón jugará un difícil encuentro ya que lo hará en un campo de reducidas dimensiones y con césped artificial de primera generación. Sin duda el terreno de juego condicionará este partido de ida. “La eliminatoria se prepara como todas, pero sabiendo que jugamos en un campo de césped artificial de primera generación, que ellos tienen ventaja y teniendo mucho cuidado por el hecho de jugar en su campo y sobre todo en las jugadas de estrategia y a balón parado”, señala Rubio.

El técnico confía en que sus jugadores hayan aprendido la lección de Santiago y no traigan a Monzón un mal resultado. “Estamos suficientemente convencidos de que este tipo de partidos hay que jugarlos con la máxima concentración e intensidad y jugar al máximo de tus posibilidades y siempre a nivel de grupo y de colectivo”, apunta el entrenador leridano.

Para Rubio la clave de este primer partido pasará por “jugar prácticos y fácil como ellos lo hacen y no dejarnos sorprender ni en la estrategia ni el contraataque, no es un equipo que le guste llevar la iniciativa”.

Dentro del vestuario reina un clima de optimismo frente a este partido. Atrás ha quedado el mal sabor de boca de Santiago y los rojiblancos son conscientes de que pueden traerse un buen resultado de las islas. El capitán Joaquín Guaus asegura que la plantilla “sabe el compromiso que tiene delante desde que empezó la temporada. El objetivo es ascender y aunque el palo del Compostela fue fuerte, la gente está muy motivada y esperamos conseguirlo aunque sea un poco más largo. Sólo pensamos en afrontar esta eliminatoria, ganarla y a por la siguiente”.

La afición volverá a ser clave. Foto JLP.Los jugadores han ensayado jugadas a balón parado para corregir errores del Compostela “porque en una eliminatoria de estas pueda costar muy caro. Tenemos la lección bien aprendida: no podemos cometer fallos, en defensa hay que estar muy seguros para traernos un buen resultado y hacerlo efectivo en Monzón”.

Para el capitán un resultado ideal sería “no encajar goles. Si se puede meter alguno mejor, pero sobre todo mantener la portería a cero sería importante y ya en Monzón ante nuestra afición rematar la faena”.

El conjunto rojiblanco realizó ayer a las ocho su último entrenamiento antes de partir. Hoy después de comer, a las tres de la tarde partirán en autobús rumbo a Barcelona donde tomarán un vuelo con dirección a la isla. Allí el domingo por la mañana realizarán una toma de contacto con el campo para luego por la tarde disputar el primer partido de la eliminatoria.

La expedición viaja al completo, incluido el defensa Albert Martínez tras cumplir la sanción por la expulsión en el partido de ida en Compostela. La única baja será de Josán que ayer era operado de rotura de menisco. Junto a ellos se desplazarán una treintena de aficionados más los montisonenses que residen en Mallorca que acudirá a animar a los suyos.

El partido de vuelta se jugará en el Isidro Calderón el sábado a las 19:00 h. Será una nueva ocasión para que la hinchada vuelva a cumplir con creces como ya lo hizo el pasado domingo.

semana de la ciencia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here