José Alfonso Arregui (Torreciudad). Más de 100 peregrinos devotos de la Virgen de Cillas (Huesca) han participado hoy en los actos de entronización de esta antigua advocación mariana en el Santuario de Torreciudad, organizados por la Real Cofradía de Nuestra Señora de Cillas y en colaboración con la Asociación de Amas de Casa de la Comarca de la Hoya de Huesca.Los peregrinos, al finalizar la celebración eucarística.

La jornada ha comenzado con la procesión de los peregrinos por la explanada acompañando la réplica de la imagen titular de la Cofradía, cuya talla original del siglo XIII se conserva en el Museo Diocesano de Huesca. Mientras era llevada en andas ha resonado el volteo de las campanas de la iglesia, y tras entrar en el templo el Rector del Santuario, D. Javier de Mora-Figueroa, ha dirigido unas palabras de bienvenida a los asistentes y ha recibido varias ofrendas dirigidas a la Virgen antes de la celebración de la Misa: una medalla de la Cofradía, guías para conocer detalles sobre la imagen titular, y un libro editado por la Cofradía que recoge la historia de esta secular devoción. Por la tarde se ha rezado el Rosario, y la imagen ha quedado entronizada en la Galería de Advocaciones Marianas.Varios cofrades llevan a la virgen durante la procesión. Foto S.E.

comarca

«Ha sido muy emocionante, espero que las otras cuatro cofradías marianas de la ciudad de Huesca se animen también a vivir esta experiencia» dice José Luis López, secretario de la Cofradía. «Cuando al final nos hemos despedido de la imagen ha habido bastantes lágrimas, hemos dejado aquí parte de nuestro corazón», concluye.

Han asistido a la jornada el Delegado de Turismo Religioso de la diócesis de Huesca, D. Leonardo Ramón, el Párroco de Chimillas, Yéqueda, Banastás y Alerre, Consiliario de la Cofradía y Rector del Seminario de Huesca, D. Rodolfo Prieto, el Prior de la Cofradía, José Antonio Foncillas, el Concejal del Ayuntamiento de Huesca, José Mª Gella, y el Alcalde de Secastilla, Luis Miguel Rabal.

El santuario donde se venera la imagen de Nuestra Señora de Cillas se encuentra cerca de Chimillas, uno de los «7 lugares» que rodean a la ermita, situada a unos cuatro kilómetros de la capital oscense. La Cofradía que conserva y propaga su devoción fue fundada por el rey D. Juan I de Aragón a finales del siglo XIV.

DPH

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here