El Conseller de Cultura, Ferran Mascarell, ha insistido hoy en que sin diálogo no habrá solución al conflicto del arte sacro que enfrenta a las diócesis de Barbastro-Monzón y de Lérida por la propiedad de un centenar de piezas artísticas expuestas en Lérida.

Mascarell, en una entrevista a Catalunya Informació recogida por EFE, ha explicado que su esperanza es que después de las próximas elecciones autonómicas en Aragón se pueda retomar dicho diálogo con el nuevo gobierno que resulte escogido de los comicios.

comarca

Mascarell también ha asegurado que ha hablado con los Obispos de las dos diócesis implicadas y les ha explicado que desde el punto de vista de las leyes civiles no hay nada que justifique que las piezas de arte que reclama Aragón salgan del Museo de Lérida.

«Sin diálogo no habrá solución. Que se haya creado un conflicto político a partir del arte es absurdo, porque el arte debe servir para unir mentes, no para separarlas. Esperamos que tras las elecciones próximas en Aragón podamos empezar a dialogar. Con diálogo esto se acabará; si no continuará tal y como está», ha dicho Mascarell.

El titular de Cultura ha recordado que todos los grupos de Parlamento catalán aprobaron en el 2006 una declaración a favor de la unidad de la colección de arte religioso y ha elogiado la labor realizada por el anterior obispo leridano Josep Meseguer, ya que, según ha destacado, evitó que las piezas que hoy reclama Aragón se malvendieran y acabaran en el extranjero.

Desde 1995, el obispado de Barbastro-Monzón reclama al de Lérida 113 piezas de arte sacro que están en la diócesis leridana desde hace más de 100 años, ya que provienen de iglesias de la Franja de Ponent que inicialmente pertenecían a la diócesis catalana y que actualmente pertenecen a la aragonesa.

El Vaticano ha ordenado, en repetidas ocasiones, al obispado de Lérida que entregue dichas piezas de arte, pero éstas se encuentran protegidas por el gobierno catalán, que no ha dado su permiso para disgregar la colección del museo leridano.

GOB ARAGON surge

1 Comentario

  1. Me resulta incomprensible que los políticos catalanes dispongan, con ese desparpajo, de unos bienes que son de la iglesia. Si se ha llegado a eso, será, indudablemente, con la connivencia de la iglesia catalana. Con lo fácil que sería, para resolver el conflicto, que el obispo de Lérida enviara a los responsables del museo un requerimiento notarial pidiéndole disponer de los bienes para devolverlos a sus actuales propietarios, y en caso de negativa entablar la correspondiente demanda por apropiación indebida. Pero, claro, no sé yo si el obispo de Lérida, pese a los mandatos del Vaticano y del Nuncio, está por esa labor… Lo que pasa, de verdad, es para no creer si no se ve. Y no es esa, precisamente, la fe de la iglesia. Vamos, digo yo…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here