El Comité de Disciplina Deportiva ha rebajado seis partidos la sanción desmesurada de 22 encuentros impuesta a Santiago Gilaberte, entrenador de Peña Ferranca Decoyba, quien sufrió las consecuencias derivadas del lamentable arbitraje del colegiado Mur Oto y de sus jueces de línea, Tresaco y Escartín, en el partido contra el Grañén (0-2) -rival directo de los ferranqueros en la lucha por la permanencia- jugado el 19 de febrero en el Campo Municipal de Deportes.

Gilaberte. Ángel Huguet.Los seis partidos “rebajados” a raíz del segundo recurso de apelación, unidos a los ocho anteriores del Comité Territorial de Apelación, dejan la sanción definitiva en ocho partidos mientras que Gilaberte ha cumplido doce fuera de los banquillos. Por lo tanto, se ha producido una situación inusual porque ahora le “deben” cuatro partidos y además, al Club le tienen que devolver 126 euros de las sanciones pagadas con antelación.

Los dos recursos ante estos estamentos deportivos, redactados por el joven abogado barbastrense Javier Vicente, han surtido efectos “demoledores”. La reducción de 14 partidos ha cuestionado al juez autor de la desmesurada sanción de 22 partidos y sobre todo, ha servido para dignificar la imagen del técnico ferranquero. Se ha hecho justicia de la injusticia sufrida.

El castigo se consideró “excesivo y desproporcionado” por parte del Comié Territorial y ahora el de Disciplina Deportiva ha anulado los ocho partidos de sanción impuesta por la presunta provocación de incidentes y se han rebajado a cuatro encuentros las supuestas amenazas del técnico.

La Junta Directiva de Peña Ferranca ha aprovechado todos los resquicios legales a mano en beneficio de los intereses deportivos y personales de Gilaberte, con excelentes resultados. El técnico regresará el domingo al banquillo para dirigir al equipo en el último encuentro de Liga con la permanencia en juego frente al San Gregorio que no se juega nada.

Un punto necesitan los ferranqueros para la despedida de temporada, si es posible en Primera Regional Preferente tras los descensos de Jacetano, Alcolea y Pedrola. De conseguir este objetivo, es posible que sea el último “servicio” de Santiago Gilaberte si, como parece, no tiene intención de seguir en la temporada próxima.

La “manita” ferranquera en Alcolea (3-5) con goles de Ródenas (2), Dioni (2) y Escala reforzó las posibilidades de permanencia en lucha directa con Grañén que marca la última plaza de descenso con 36 puntos, frente a los 39 que tiene Ferranca Decoyba. El segundo rival en discordia es Alfindén con 38 puntos y en menor medida, Almudévar con 39 puntos.

Sin margen de error

Ferranca Decoyba jugará con San Gregorio (Municipal 17’30 horas) que tiene 40 puntos y no se juega nada importante. Un empate sería suficiente para mantener la categoría, salvo que Grañen pierda en Tamarite que con 60 puntos ya no tiene opciones de ascenso. El tercer encuentro a tener en cuenta será Universidad-Alfindén con 3 puntos importantes en juego. Universidad (66) para conseguir el ascenso directo a Tercera como líder y Alfindén (38) para sumar los necesarios de permanencia aunque un empate podría ser suficiente.

En la última jornada todo es posible con una plaza de descenso en juego para Grañén (36), Alfindén (38) y Ferranca (39) y dos de ascenso para tres equipos, Universidad (66), Robres (63) y Oliver (63). Los ferranqueros tiene golaveraje desfavorable con Grañén (6-1) y favorable con Alfindén (2-1).

Respecto al San Gregorio de Arrabal perdió el domingo con Jacetano (0-1) y en función de su trayectoria fuera de casa es asequible con 3 victoria, 2 empates, 11 derrotas, 11 goles marcados, 39 encajados y 11 puntos de 48 en juego. Es el quinto equipo más goleado del grupo con 59 goles, después de Pedrola (115), Ferranca (72), Grañén (66) y Alcolea (62).

mantenimiento WP

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here