En un comunicado, los tres responsables municipales admiten que Piris «heredó» el conflicto de sus antecesores en el cargo, pero le responsabilizan de «dinamitar» el acuerdo de devolución suscrito entre el anterior obispo de Lleida, Jaime Salinas, y el titular de la Diócesis de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián.

«El mismo Piris, por desgracia, se encargó de dinamitar (el acuerdo), al autoproclamarse en el Juzgado de Lleida dueño por usupcación de las 112 piezas que tiene que devolver a Barbastro, contrariando así dicho acuerdo y las sentencias vaticanas recaídas en el litigio», precisan en el comunicado.

MONZON
gobierno de aragón

Asimismo, rechazan las alegaciones del obispo Piris sobre la imposibilidad legal de devolver las piezas al estar supuestamente sujetas a la ley catalana de patrimonio, y resaltan que «no hay ningún inconveniente ni obstáculo de tipo legal para que salga del consorcio del Museo Diocesano de Lleida y devuelva así los bienes».

Recuerdan que el actual consejero de Cultura de la Generalitat, Ferran Mascarell, afirmó en un libro que publicó tras cesar en el mismo cargo en el Gobierno de José Montilla, que la Ley de Patrimonio Cultural de Cataluña «no sirve para nada» en el conflicto, como tampoco la posterior catalogación de las piezas, al estar en calidad de depósito y no de propiedad.

Estos alcaldes lamentan, asimismo, unas recientes declaraciones de Piris en las que afirma, respecto a su posición en el litigio, que «soy el ladrón oficial fuera de Cataluña y el traidor oficial en ella», y le piden que analice «el por qué de tan penosa imagen».

Los alcaldes anuncian su intención de poner en conocimiento de la Congregación de Obispos de Roma y del Tribunal de la Rota estas manifestaciones, así como otras en las que afirma que no podría salir del consorcio museístico «porque el obispo de Lleida tampoco puede ofender al pueblo que le han enviado a servir», algo que, según afirman, «no casa para nada con la imagen de traidor de Cataluña que el mismo Piris se ha autoatribuido libremente».

En su opinión, «sorprende enormemente que Piris desconozca que a quien sirve es a Dios y a su Iglesia, regida por Su Santidad el Papa y administrada por sus cardenales y tribunales de justicia, que ya le han dicho, por activa y por pasiva, que tiene que devolver estas piezas».

Los alcaldes de Berbegal y Peralta han iniciado un proceso en los tribunales vaticanos para denunciar la actitud «díscola» de Piris y reclamar también la devolución de bienes histórico artísticos de sus parroquias.

En concreto, pide la devolución del Frontal de Berbegal, una tabla de principios del siglo XIII; la Tabla de San Pedro en Crucifixión de Peralta y el pórtico en piedra de la antigua iglesia de El Tormillo.

Por su parte, el municipio de Villanueva de Sijena está pendiente de un recurso presentado ante el Tribunal Constitucional por el Gobierno de Aragón sobre la presuntas irregularidades cometidas por la Generalitat en la venta y traslado de las piezas procedentes de su monasterio a Cataluña.

Gobierno de Aragón
GOB ARAGON surge
dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here