Izquierda Unida ha trasladado hoy en el Pleno del Parlamento Europeo reunido en Estrasburgo la necesidad de impedir la fragmentación del estudio de impacto ambiental sobre el proyecto de ampliación de la estación de esquí de Cerler por el valle de Castanesa.

El eurodiputado de IU, Willy Meyer, ha intervenido esta mañana en un debate en el Pleno del Europarlamento sobre la transposición de la Directiva de Evaluación de Impacto Ambiental en Austria. Se da la circunstancia de que una delegación de la Comisión de Peticiones está investigando un caso de fragmentación de un proyecto de pistas de esquí de Mellau y Damüls, en Vorarlberg (Austria) y ha señalado la inadmisibilidad de que un proyecto se subdivida espacial o temporalmente para eludir las disposiciones de la Directiva de Evaluación de Impacto Medioambiental.

GOB ARAGON surge

«Se trata de un proyecto similar al de la ampliación de Cerler, en el que la declaración del impacto ambiental, en vez de realizarse sobre el conjunto del proyecto se ha realizado sobre un solo sector de la ampliación de Cerler y supedita las otras cuatro fases del proyecto a futuras evaluaciones ambientales», explica el Coordinador General de IU Aragón, Adolfo Barrena.

En su intervención, Meyer ha incidido, a petición de IU Aragón, en el caso de Castanesa. El comisario europeo de Medio Ambiente, Janez Potoncik, informó a IU que la Comisión tiene dudas sobre la Declaración de Impacto Ambiental de la ampliación de Cerler y que

solicitará a las autoridades españolas más información sobre el impacto medioambiental del proyecto.

«Lo que discutimos hoy – ha señalado Meyer- no es un caso concreto relativo a un proyecto de construcción de una estación de esquí en Austria sino que, lamentablemente, existen cientos de casos idénticos en España, como lo que está ocurriendo actualmente en el valle de Castanesa del Pirineo aragonés, en donde, tal y como hemos podido comprobar gracias a la petición presentada ante la UE por Izquierda Unida de Aragón, el Gobierno de esta Comunidad ha fragmentando un mismo proyecto en cuatro partes para burlar de esta manera la evaluación de impacto en una zona de alto valor ecológico y no aplicar el acervo legislativo comunitario medioambiental».

Meyer ha mostrado su indignación «por el constante incumplimiento de la Directiva de Evaluación de Impacto Ambiental y la irresponsabilidad de muchas autoridades públicas europeas que, constantemente, buscan eludir la normativa medioambiental a través de todo tipo de artimañas intolerables».

Por ello, ha incidido en la necesidad de que se establezcan requisitos más estrictos que eviten las trampas y ha apelado a la importancia de cambiar el tiempo de actuación para que se reduzcan estos casos.

Asimismo, ha reclamado al Parlamento Europeo y a la Comisión «que refuercen la importancia de actuar bajo el principio de precaución y se adopten medidas de protección antes de que, tal y como ocurre con el caso de Austria o de Castanesa, se produzcan daños medioambientales irreparables».

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here