José María Ferrer

El cardenal Rouco y el obispo Alfonso.La diócesis de Barbastro-Monzón ha celebrado un año especial de recuerdo de sus mártires, muchos de ellos beatificados, al cumplirse el 75 aniversario de su muerte. Se ha clausurado este Año tan significativo para la diócesis con una solemne celebración de la Eucaristía el día 12 de agosto, fiesta litúrgica del Obispo mártir Florentino Asensio.

TORNO DE BUERA VERANO 2020

Entre los actos especiales se realizó durante el año una peregrinación a Tierra Santa, del 15 al 24 de febrero, presidida por el obispo diocesano.

Inicio del Año de Acción de gracias

El 17 de octubre de 2010 el obispo diocesano, Alfonso Milián, sucesor del Beato Florentino en esta sede episcopal, presidió en la catedral de Barbastro una Eucaristía de acción de gracias a Dios por el 75 aniversario de los mártires diocesanos que se cumple en estas fechas del año 2011. En aquella Eucaristía inicial concelebraron Mons. Martínez Camino, Secretario General de la Conferencia Episcopal Española, el Abad del monasterio de Leyre, P. Juan Manuel Apesteguía, los PP.

Numerosos sacerdores y obispos celebraron la eucaristía. JMF.Javier Negro y Manuel Tamargo, superiores provinciales de los Escolapios y de los Misioneros Claretianos, que representaron a sus mártires respectivos, Pedro Escartín, Vicario General del Obispado y José Mora, presidente del Cabildo, además de otros sacerdotes y religiosos. La ceremonia fue solemnizada por la Coral Barbastrense y una nutrida presencia de representantes de asociaciones, movimientos apostólicos diocesanos y numerosos fieles que refrendaron con su asistencia la apertura de este aniversario. Mons. Alfonso Milián llevó en esta celebración el mismo báculo que usara el obispo Florentino.

Mons. Martínez Camino recibió entonces de manos del obispo diocesano unas reliquias del obispo mártir, Beato Florentino Asensio, que han sido depositadas para su veneración en la capilla de la sede de la Conferencia Episcopal Española. La iglesia diocesana de Barbastro-Monzón es estadísticamente la primera en el número de mártires, muchos ya beatificados, que dieron testimonio de su fe en la guerra civil iniciada en 1936. Las «actas martiriales» reflejan que la persecución religiosa dejó en Barbastro el resultado de 1 Obispo, 114 sacerdotes, 5 seminaristas, 51 misioneros del Corazón de María, 9 religiosos Escolapios, 18 monjes Benedictinos y numerosos seglares, entre ellos Ceferino Jiménez Malla «El Pelé», primer gitano beatificado en la Historia de la Iglesia.

Entrevista con el Presidente de la Conferencia Episcopal Española

Milián y Rouco. JMF.Mons. Rouco Varela llegó a Barbastro sobre las 11 de la mañana y se dirigió a la Residencia Sacerdotal donde fue recibido por el obispo de la diócesis, Mons. Alfonso Milián. Después de saludar a los sacerdotes tuvo un breve encuentro con los periodistas y a sus preguntas ofreció su visión sobre el valor de este aniversario martirial de la diócesis de Barbastro-Monzón y valoró, así mismo, la próxima Jornada Mundial de la juventud que se celebrará en Madrid del 16 al 21 del presente mes. La presencia del Papa en esa Jornada es un signo de la unidad de la Iglesia y los jóvenes que van a asistir certifican su fe en esa unidad.

Clausura del 75 aniversario

El día 12 de agosto, fiesta litúrgica del Beato Florentino Asensio, se celebró la clausura de este año de acción de gracias con una Eucaristía, a las 12 de la mañana, en la Catedral de Barbastro. El Cardenal-Arzobispo de Madrid, y Presidente de la Conferencia Episcopal Española, mons. Antonio-Mª Rouco Varela presidió, junto con el obispo diocesano, esta celebración en la que también concelebraron los obispos de Aragón y prácticamente la totalidad de sacerdotes diocesanos y religiosos. También concelebraron otros obispos: Elías Yanes, arzobispo emérito de la diócesis de Zaragoza; Juan José Omella, Obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño y anterior obispo de Barbastro-Monzón; Damián Iguacen, Obispo emérito de Tenerife y anterior obispo de Barbastro; Victorio Oliver, obispo emérito de la diócesis de Orihuela-Alicante; José Luis Mumbiela, nacido en Monzón y obispo de la diócesis de Almaty (Kazajstán) y otros dos obispos, venido uno de Francia y otro de Paraguay. Concelebraron igualmente el P. Abad del Monasterio de Leyre y los PP. Provinciales de los Escolapios y de los Claretianos.

Celebración en la capilla de los mártires. JMF.El cardenal Rouco Varela se refirió en su homilía a la vida de los mártires comentando que el martirio es siempre un gesto de amor a Dios, de fe en Jesucristo y de esperanza en la vida eterna. Los tiempos en los que vivieron aquellos mártires no fueron fáciles, dijo el cardenal, y en medio de aquellos años que siguieron a las dos guerras mundiales ellos fueron fieles a su fe y dieron su vida perdonando a todos.

Esta celebración se ha enmarcado dentro de los «días en las diócesis» previos a la Jornada Mundial de la Juventud. Fueron alrededor de mil jóvenes, venidos de muchos países del mundo para estar estos días en la diócesis de Barbastro-Monzón, los que pudieron participar en esta solemne clausura agradeciendo a Dios la vida y la muerte de los mártires.

La celebración se concluyó en la capilla martirial donde reposan los restos del Beato Florentino, juntamente con los de otros sacerdotes diocesanos y religiosos claretianos. El obispo Alfonso Milián dio a besar la reliquia a los obispos presentes.

Libro histórico

Un momento de la celebración. JMF.Coincidiendo con esta fecha se va a publicar un libro histórico y científico que recoge la abundante documentación que se ha podido recoger sobre la vida y la muerte de los mártires. El autor de la obra, en dos volúmenes, ha sido el historiador doctor Martín Ibarra, autor de varios libros y publicaciones sobre temas de Historia, al que ha asesorado la comisión histórica diocesana.

Esta obra, con un aparato crítico de alrededor de tres mil citas bibliográficas, documentales e históricas, va a tener alrededor de 900 páginas, 150 fotografías, 20 planos, mapas y gráficos, e incluirá 18 listados con información de todo tipo. La documentación básica es importante porque se han realizado 4.000 fotografías, 700 transcripciones de cartas de los mártires, 4.200 documentos, 1.800 noticias de revistas y periódicos, lectura de 120 libros, 1.200 certificados elaborados y 230 entrevistas realizadas.

Además de diferentes análisis se han realizado tres informes sobre todo lo realizado con los mártires en diferentes procesos y devoción privada sobre los mismos. La obra escrita abarca el período comprendido entre los años 1931-1941 y se divide en tres partes: Segunda República, Revolución y Martirio, y Rehacer la diócesis, rehacer al pueblo fiel.

GOB ARAGON surge

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here