Mujer Rural

Pedro Solana (Barbastro). En los descensos de barrancos la gente a veces anda muy preocupada en «cuidarse» cuando los metes por los agujeros de los caos. Les comentas que el cambio climático también afecta al Vero. Estos últimos años el caudal ha bajado ostensiblemente pero esto, a su vez, ha facilitado el que ahora nos podemos adentrar por todas las rendijas de este «gruyere» de cal. El Vero es como un "gruyere" de cal. Foto: Pedro Solana.La alegría acaba por instalarse en el grupo; mientras quedan fotos en las cámaras acuáticas (y sobretodo al final) las instantáneas se hacen de todos los compañeros, aunque sean de distinta procedencia. Y con la firme intención de mandarlas por correo.

El recorrido es equilibradamente desigual. Hay zonas «de descanso». Todos callamos, pues también gusta caminar en silencio. Tú lo rompes cuando les dices:

FRANCO MOLINA CENTRAL

 -«Ahora viene un caos muy majo»-. Les marcas un salto de los habituales y estallan las risas. Después:

 -«Ahora viene un tobogán…»- El ambiente lúdico aumenta; aseveras entre risas:

-¡»Bienvenidos al parque temático del Vero,…el mejor aquapark natural»-.

La carga física que soporta el guía es muy grande, sabes que en muchos sitios te pasan casi todos por tus brazos; les pones las rodillas o los hombros para que las pisen o se apoyen. Sin darte cuenta les transmites confianza y la gente te respeta. Pero cuando acabas el último caos, que es largo, muy cubierto, y como todos los caos, con muchas penumbras pintadas de blancos y redondeados bloques, te acercas y les dices:

-«La dificultad ha terminado… Bueno, ¿qué os ha parecido…?» Casi siempre se te van acercando uno a uno:

-«Ha sido muy bonito, de verdad, ¡gracias!»-. No falla, todos acaban igual, agradeciéndote el que les hayas mostrado tu rincón más querido del Somontano. A veces te califican con cariño.:

-«Merci, tu es très sympa…»-.

SUSCRIPCION

1 Comentario

  1. Pedrito, las Américas (un poco revueltas estos días por la situación de nuestra hermana Honduras) te devuelven tu saludo.
    Realmente, de las varias veces que he tenido la fortuna de hacer la «bajada del Vero» también he pasado por todas las etapas. !Qué gozada cada vez que se hace! Yo lanzaría un idea para los habitantes de Barbastro y el Somontano, ¿Por qué antes de ir a otro sitio de vacaciones, no pasan antes el auto-examen del Vero? ¿Por qué queremos ir a encontrar «un no se qué fuera de nuestro magno aquaprk»? Primero cumplamos con nuestra tarea y después a disfrutar de otra manera, pero nunca igual. En resumen: quien está en condiciones y no ha bajado los descenso del Vero… puede considerarse somontanés? (sin ánimode ofender a nadie)
    Pedrito, a plantar fuerte y saludos a Carmen Guardia. Pepelu desde Guate.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here