El Ministerio de Fomento pone en servicio mañana diez nuevos kilómetros de la A-23, correspondientes al tramo Sabiñánigo-Jaca, que supone una inversión superior a los treinta millones de euros.

El inicio del tramo se sitúa en la intersección oeste de Sabiñánigo, siendo su trazado sensiblemente paralelo al actual trazado de la N-330 y finalizando el mismo en el acceso este de Jaca.

GOB ARAGON surge

Se han construido dos enlaces en Martillué y Guasa, dando acceso el primero a las localidades de Martillué y Espuéndolas y el segundo a las de Guasa e Ipas. Se han realizado además 35 viales para mantener la accesibilidad del territorio.

El drenaje longitudinal se asegura mediante cunetas, drenes, bordillos y bajantes y el transversal se completa con 32 obras de fábrica, que además de su misión de drenaje, aseguran la permeabilidad a la fauna.

En el capitulo de estructuras, se han ejecutado cuatro puentes, tres de ellos para salvar sendos barrancos (Borrés, Espuéndolas y Revisé) y otro para salvar el río Gas.

Asimismo, se han ejecutado tres estructuras para resolver un paso de camino, otro para restituir el acceso a Espuéndolas y Martillué y un tercero para reposición de la línea de ferrocarril Huesca-Canfranc.

Como obras complementarias se han dispuesto pasos de mediana, cerramiento en todo el tramo de autovía y canalizaciones para servicios.

DPH

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here