La palabra esquizofrenia se utilizó por primera vez en 1911 para definir la enfermedad mental que hoy conocemos como tal. Los psiquiatras y psicólogos han querido recordar este acontecimiento y la importancia de la figura del suizo Eugene Bleuler, su mentor, con las XVII Jornadas de Psiquiatría y Salud Mental del Servet, que tienen lugar hoy y mañana. Las sesiones, cuyo tema central es, precisamente, la esquizofrenia, reúnen a expertos de diversos campos -psicología, psiquiatría, trabajo social, neurociencias, terapia ocupacional…- ya que se trata de una enfermedad que requiere del concurso de diversos especialistas para lograr un adecuado tratamiento del paciente que evite el deterioro e la persona, según indica José Luis Día Sahún, psiquiatría del Hospital Universitario Miguel Servet y uno de los organizadores de las jornadas.

El doctor Día explica que la esquizofrenia es una enfermedad mental que consiste en un cambio en la percepción, en las ideas y afectos del mundo que nos rodea, en la manera de ver la realidad y a uno mismo. “Esquizofrenia significa escisión de nuestra identidad, de nuestra personalidad por la aparición de delirios y alucinaciones”, apunta. En sus formas graves, la enfermedad puede llevar a una situación de delirio persecutorio y a intensas alucinaciones de voces u otros sentidos hasta tal punto que las nuevas creaciones delirantes sustituyen, para el enfermo, la realidad, generándole además un profundo sentimiento de soledad y aislamiento.

CAMINO DE SANTIAGO

Las neurociencias y la farmacoterapia permiten aliviar y curar muchos estados psicóticos. Los fármacos actúan en los neurotransmisores cerebrales, disminuyendo la hiperactividad de la dopamina. A pesar de los grandes avances en los tratamientos, es preciso seguir investigando ya que “la esquizofrenia sigue siendo una enfermedad grave, con gran repercusión en el paciente y su entorno y de la cual nos aún falta conocer todavía su causa real y el mecanismo cerebral que la produce”, en palabras del doctor José Luis Día.

El experto indica que los traumas psicóticos, ser víctima de abusos, consumir drogas de forma precoz, la herencia familiar y quizá otros aspectos culturales puedan estar implicados en el inicio de esta enfermedad, que puede padecer entre el 0,5 y el 1% de la población.

DPH SONNAR

1 Comentario

  1.  ADVERTENCIA PUBLICA: Las peligrosas drogas psiquiátricas para la depresión, estrés, ansiedad, trastornos del comportamiento, déficit de atención e hiperactividad (TDAH), etc., alimentan en todo el planeta a una industria psiquiátrica de 235 mil millones de euros   sin una sola cura y con un alto coste en vidas humanas, matando más de 42.000 personas cada año y dañando a muchísimas más. Si necesitas ayuda, infórmate a conciencia antes de destrozar tu vida o la de uno de los tuyos con estos peligrosos tratamientos que alteran la mente. ¡Consigue más información  en: bilbao@ccdh.es      InvestigacionesComisión Ciudadana de Derechos HumanosJAVIERwww.ccdh.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here