ECOEMBES COMARCA

Visitantes observan la tabla de San Benedicto. JLP.La exposición temporal de las tablas de pintura gótica del siglo XV procedentes de la parroquia de San Miguel de Graus «marca un hito» en la reciente historia del Museo Diocesano de Barbastro-Monzón. Así lo expresó el sacerdote, historiador del arte y presidente de la asociación de Amigos del Museo, Ángel Noguero, en la inauguración de esta muestra ante numeroso público llegado de Barbastro, Monzón y Graus.

Noguero expresó su deseo de que la cesión temporal por un año que ha hecho la parroquia de Graus de dos tablas del prestigioso artista del gótico Pedro García de Benabarre y un retablo también del siglo XV anónimo sirvan de estímulo para que «otras parroquias que lo deseen puedan ceder algunas de sus piezas para hacer de este centro un museo vivo».

Las tablas del retablo. JLP.En el Museo Diocesano se trabaja por el conocimiento, investigación, difusión y restauración del patrimonio de las localidades de la Diócesis y en este contexto a lo largo de 2012 se concretarán nuevos acuerdos de colaboración con otras parroquias gracias a los cuales circularán por las salas del espacio museístico piezas de gran calidad y desconocidas para una gran mayoría de los ciudadanos.

El acto de presentación reunió a un nutrido número de vecinos de Graus, con su párroco a la cabeza y personal de la junta parroquial, que veían estas piezas en su esplendor ya que se encuentran en la sacristía de la iglesia de San Miguel.

El Museo Diocesano aprovechó esta presentación para despedir el año y conmemorar el primer aniversario del museo que se cierra con un balance satisfactoria al alcanzar las 11.000 visitas.

Numeroso público participó en la visita guiada. JLP.Tras las intervenciones del director Enrique Calvera, del presidente de los Amigos y de la historiadora del Arte Lola Pons, que glosó las características de estas tablas inspiradas en el arte flamenco y en el naturalismo, se procedió a una visita guiada particular ya que la restaurador y guía María Puértolas mostró «las piezas más singulares» de la colección que atesora 276 obras.

Después de la inusual visita guiada, la Coral Barbitanya cerró el acto con unos villancicos, que dieron paso al brindis por la Navidad, el primer año de vida y por el futuro del museo.

La recaudación del acto fue destinada a la restauración del retablo de la Piedad procedente del trascoro de la Catedral de Barbastro (siglo XVI).

NAVIDAD GOB ARAGON mitad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here