Mujer Rural

Los padres de David Díaz, vecino de Monzón con discapacidad intelectual que fallecía hace un año en una cárcel de Argentina tras un incendio en la prisión, se van a desplazar al país andino para entrevistarse con el viceministro de Justicia, Julián Álvarez, y con la defensora general de la Nación Argentina, Estela Mariz Martínez. Sus padres, oriundos de Hospitalet de Llobregat pero residentes en Monzón Rose Rios y su pareja Manuel Luque, estarán en Argentina del 18 al 25 de este mes.

Durante su estancia se entrevistarán además de con a los responsables judiciales del Estado con los abogados que llevan el caso de su hijo y que acusan de negligencia a las autoridades penitenciales.

FRANCO MOLINA CENTRAL

La madre de David y su pareja junto a la foto de su hijo. JLP.La madre y su compañero esperan conocer en qué estado se encuentra el proceso de su hijo, mientras siguen con su lucha para pedir justicia tanto en Argentina como en España. Así el próximo 24 de febrero se volverá a realizar la concentración que todos los meses tiene en Hospitalet de Llobregat para que este caso no quede impune y solicitar mayores medidas de protección para los discapacitados intelectuales.

Para Rose y Manuel el trágico desenlace de su hijo es una mezcla de la negligencia del sistema penitenciario argentino, de la ineficacia de la burocracia española, pero sobre todo de la indefensión legal que tiene un colectivo como el de los discapacitados psíquicos, susceptibles a engaños y a ser utilizados como fácil arma delictiva.

David tenía una discapacidad intelectual del 49%. En enero de 2011 y con 19 años decidió dejar el hogar familiar para trasladarse a Lérida y empezar una nueva vida con su novia. Sus padres mantenían el contacto con él los fines de semana, pero de repente ese contacto se truncó cuando alguien le ofreció la posibilidad de realizar un viaje a Colombia para traer droga a España.

Durante ese trayecto fue detenido en Argentina y trasladado al centro penitenciario psiquiátrico número 20 mientras las autoridades llevaban a cabo el peritaje para comprobar el grado de discapacidad intelectual. El joven ingresó en prisión un lunes a las 23.00 y a las 02.00 de la noche se declaró un incendio, provocado por un interno de la celda contigua, y que causó la muerte de ambos.

Sus reivindicaciones se resumen en tres puntos: la creación de una base de datos para que las personas con discapacidad intelectual estén controladas a la hora de sacar un billete para un vuelo; protección e información del proceso de tutela (que en el caso de David se pidió cuando tenía 17 años); endurecimiento de las penas a personas que utilizan para acciones delictiva a discapacitados psíquicos.

SUSCRIPCION

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here