orangutan superior

Las obras en la central hidroeléctrica de Alquézar, sita a orillas del río Vero, han comenzado este mes de julio con el propósito de adecentar este histórico enclave, convertirlo en un espacio museístico y volver a producir electricidad para abastecer el municipio.

Central de Alquézar. Foto JLP.A pesar de las previsiones iniciales que postponían el comienzo de las obras para después del verano -para no causar molestias a los miles de visitantes que transitan por los senderos de Alquézar-, se ha decidido iniciar los trabajos este mes de julio por cuestiones burocráticas. Esto ha supuesto que parte del sendero denominado las “Pasarelas del Vero” -donde se encuentra la central- sólo se podrá realizar hasta mitad del recorrido. Este sendero es uno de los más vistosos y más concurridos del Somontano ya que discurre por el cauce del río Vero a través de la roca y por unas pasarelas colgantes. Para informar a los senderistas que decidan realizar este trayecto, las tres entidades que están ejecutando este proyecto (DPH, Ayuntamiento de Alquézar y Gobierno de Aragón) han editado trípticos que están a disposición del visitante en la Oficina de Turismo de la villa medieval y donde además de informarles de esta rehabilitación se les ofrece rutas alternativas para poder disfrutar del deporte de naturaleza.

buzón del lector

Central de Alquézar, entre la vegetación. Foto JLP.El tramo que se ha cortado -durante los días laborables- es el que da acceso desde la central a la iglesia de San Miguel, ya que se está soterrando el cableado eléctrico. El tramo que va desde la central al Ayuntamiento -por las pasarelas- se puede realizar con normalidad. Esta ruta permite admirar la belleza del último tramo del cañón del río Vero. En ella se da una combinación perfecta entre la roca, el agua y la huella dejada por el hombre en su afán de aprovechar la fuerza de las aguas de este río que tuvo como resultado el proyecto (1909) y la construcción, en el año 1913, de la central hidroeléctrica de Alquézar.

Con el paso de los años, algunos de los elementos de la central -propiedad de la DPH- se han quedado obsoloteos por lo que se hacía necesaria la modernización y automatización de la misma. La recuperación y puesta en servicio de la central de Alquézar se incluyó dentro de las obras de adecuación de zonas de ribera, en el marco del convenio firmado entre el Gobierno de Aragón y la DPH de con motivo de la Expo 2008 de Zaragoza.

Las obras comenzaron en julio. Foto JLP.Las actuaciones que se van a realizar en esta central son la rehabilitación del edificio para su uso como centro de interpretación dedicado al río Vero y espacio de descanso, la limpieza de las instalaciones y el montaje de nuevos equipos eléctricos, la recuperación, conservación, ajuste y automatización de los equipos originales (turbina y los elementos de guarda) para la producción eléctrica.

Según los plazos previstos las obras deberán finalizar en el mes de octubre. El alcalde de la localidad más turística del Somontano, Santiago Santamaría, mostraba su alegría de que “por fin hayan comenzado las obras” a pesar de que éstas se desarrollan en plena temporada alta. “Por plazos de justificación de subvenciones ha tenido que ser en esa época pero las obras se están desarrollando con normalidad”. De todas formas, el alcalde, confía en que el tramo de las Rutas de las Pasarelas cortado en la actualidad (de la central a la iglesia de San Miguel) quede abierto en un plazo de cuatro semanas.

Río Vero junto a la central. Foto JLP.Beneficios medioambientales

Según informa en el folleto las tres entidades públicas, la puesta en marcha de la central evitará anualmente la emisión de 837.407 kilogramos de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Supondrá también la mejora de las estructuras de distribución de electricidad al estar la producción eléctrica en zonas próximas al consumo, reduciendo así la necesidad de otras obras e infraestructuras.

semana de la ciencia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here