Raquel Buil.

Los vecinos de Salas Altas en el cerro de San Jorge. Como ya es tradición, desde hace muchos años, el día 23, en Salas Altas, se sube al cerro de San Jorge, a muchos les extraña esa tradición, ya que allí no hay ninguna ermita con ese nombre, ni ningún tipo de edificación.

CAMINO DE SANTIAGO

Hay un paisaje espectacular de todo el Somontano, hace unos años se hieron unas mesas con bancos de hormigón, allí y en otros “rincones” del cerro se come ese día por “collas” (grupos de amigos).

Antes de la comida, el párroco bendice los términos municipales, por norte, sur este y oeste, se pide la protección de las cosechas. A continuación se bendicen los panecillos, que se hacen en la panadería del pueblo y se reparten a todos los asistentes, gentiliza del ayuntamiento.

Los vecinos de Salas Altas durante la comida. Es un día muy entrañable, te ves con gente que sólo en esa ocasión te sientas a comer o a disfrutar de una “charrada” y sobretodo a degustar los magníficos postres que hay en todos los grupos. Todo ello regado con vino cosecher, del Somontano y con la “Gilda”.

DPH BECAS ARTÍSTICAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here