Varios

Con motivo de la presencia del Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en la Comisión de Seguimiento del Pacto del Agua en Aragón, que se celebrará el 2 de mayo, la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA-COAG) exige a los representantes políticos aragoneses que trasladen a Miguel Arias Cañete la importancia del regadío en la Comunidad Autónoma.

En ese sentido, la organización agraria destaca que el regadío no es sólo un elemento necesario para la producción agraria, sino imprescindible para el conjunto de la economía: todos los sectores económicos se dinamizan en una zona regable [especialmente la industria y los servicios], al existir disponibilidad de dotaciones de agua, y constituye un factor fundamental en la ordenación del territorio, al garantizar el asentamiento de la población, impedir los vacíos territoriales y evitar la erosión. También cabe señalar que las provincias de Huesca, Zaragoza y Teruel están soportando con buena disposición la actual situación de crisis, según UAGA-COAG, gracias a que la actividad agraria está no solo manteniendo el empleo, sino generando puestos de trabajo, al tiempo que la agricultura del regadío consolidado hace posible sostener una balanza de pagos positiva merced a la exportación, especialmente de frutas, carnes y forrajes.

GOB ARAGON surge

El 30 de junio de 2012 se cumplen veinte años de la Resolución de las Cortes de Aragón que aprobó el Pacto del Agua y, transcurridos 20 años, es un buen momento para reflexionar sobre el entorno actual de las obras hidráulicas y los avances habidos en la sociedad. 20 años en los que los agricultores y ganaderos han comprendido que la clave de la política hidráulica está, como ya apuntó Joaquín Costa, no tanto en la insistencia en llevar agua a las tierras secas, sino en cómo cultivarlas en el futuro, buscando una agricultura de elevada calidad y que genere riqueza en el entorno. Fruto de ello son las modernizaciones de los regadíos, con elevadas inversiones y con importantes movimientos económicos a su alrededor.

20 años en que gracias al regadío existente, se ha mantenido la población en muchas zonas, y se ha generado riqueza. El agua tiene un gran poder transformador. Este poder, gestionado con ingenio, genera beneficios económicos, sociales y también ambientales.

20 años de retrasos, de anuncios, de nuevos pactos, de modificados, de alternativas, que han sido un tiempo muy precioso que ha frustrado las expectativas de muchas gentes que, por una u otra razón, no han visto llegar el agua.

Arias Cañete vendrá con datos, con proyectos valorados, con promesas de inversiones, con nuevos anuncios pero según UAGA, también es posible que la crisis económica sea la excusa para anuncios de pequeñas inversiones, con el consabido «algo es algo». Y es mejor poco que nada.

A pesar de la situación económica de la Administración, de las dificultades que tiene el Gobierno, UAGA recuerda que las obras hidráulicas, aunque son pagadas inicialmente por el Estado, su coste es asumido por los usuarios a lo largo del tiempo en el que se amortiza la obra, y además, ha de tenerse en cuenta que el artículo 130.1 de la Constitución dice que «Los poderes públicos atenderán a la modernización y desarrollo de todos los sectores económicos y, en particular de la agricultura y de la ganadería…». En definitiva, según la organización agraria, es necesario un mayor esfuerzo y un verdadero compromiso por parte de todas las Administraciones en cumplir las obligaciones adquiridas y en apostar por desarrollo económico de Aragón. No podemos, no debemos, volver a enredarnos, entrar en nuevos debates: sólo hay una alternativa: que los presupuestos cumplan lo pactado.

Por último, UAGA ve positivo que se haya iniciado el trámite de información pública del nuevo Plan de Hidrológico de la Cuenca del Ebro, pero del mismo modo, exige que las previsiones de obras que contiene, sean ejecutadas y no queden durmiendo el sueño de los justos.

SUSCRIPCION

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here