Adecco

El barbastrense Conrado Chavanel Oliva, después de muchos años dedicados al sector del Transporte, se decidió a crear su propia empresa de representación y venta de lubricantes. Dos décadas después, celebra los veinte años de su empresa y, ya jubilado, afirma que «las claves del éxito de una empresa familiar» son «trabajar duro, tener mucha responsabilidad e ilusión y ganas de hacerlo todo cada vez mejor».

Distribuciones Chavanel se dedicada a la comercialización de lubricantes y suministros.

Franco Molina
MONZON

Conrado Chavanel Oliva. Inició su actividad en 1992 como distribuidores para la provincia de Huesca de Lubricantes AGIP. Asimismo suministra productos y servicios de calidad a clientes y usuarios de distintos sectores, automoción, agricultura, obra pública e industria con el objetivo de ser un referente como proveedor integral. Han sido pioneros en la entrega a domicilio sin cargo y la aplicación de descuentos directos al cliente final. Desde hace un tiempo, las riendas del negocio las lleva su hijo Conrado que dirige la actividad desde sus instalaciones en el polígono Valle del Cinca y en su tienda en Barbastro.

Su creador, Conrado Chavanel está satisfecho por el desarrollo de su empresa y echando la vista atrás recuerda los complicados inicios. «Todos los principios son muy duros y, en mi caso, puedo decir que comencé trabajando de doce a catorce horas todos los días contando sólo con el bajo de mi casa y con una furgoneta Vanette, con la que iba de pueblo en pueblo visitando a futuros clientes para venderles mi aceite y lubricantes», afirma.

Cuando empiezas en una pequeña empresa propia, es muy importante contar con el apoyo de la familia. «Yo tuve la suerte de contar con mis hijos, que después cuando me ha llegado la hora de retirarme han seguido en el negocio. Sólo con su apoyo en esos primeros años llegamos a vender hasta 60.000 kilos de aceite al año», explica.

Considera vital para el crecimiento de un negocio estar siempre alerta de los movimientos y posibilidades que ofrece el mercado. «Si trabajas con responsabilidad y estás atento, puedes ver en tu labor cotidiana nuevas vías para ampliar tus servicios y oportunidades.

Proyectos que pueden ayudar a consolidar tu empresa. Algunos pueden fallar, pero con responsabilidad, análisis de riesgos y muchas horas de dedicación, te harán ser cada vez más fuerte», afirma.

Conrado Chavanel explica que con el paso de los años todos los sectores tienen una gran evolución «por eso hay que estar preparado para ver hacía dónde se dirige el tuyo y hacer los sacrificios y cambios necesarios para no quedarse atrás».

Piensa que la principal arma de una empresa familiar ha de ser la fuerza de voluntad y las ganas de mejorar día a día. «algo que si ven los clientes, te lo agradecen y ayuda a su fidelización».

Gobierno de Aragón
gobierno de aragón
GOB ARAGON surge
dph
DPH

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here