monzón 2

Bibendum and Bubu. Hoy vamos a hacer un paréntesis en los recorridos neoyorkinos para comentaros la emoción que vivimos cuando ganamos contra Italia y nos proclamamos ¡campeones de la Eurocopa 2012!

Ya son dos Eurocopas y un Mundial. España ha hecho historia. ¿Y cómo se vive esto en el extranjero?

Mujer Rural

"Lo que hicimos fue una comilona en casa, preparamos unas tortillas de patata y una buena paella, todo acompañado con una sangría bien fresquita. Por supuesto, las camisetas de la Roja, una bandera de España que no falte y, cuando finalizó el partido, nos fuimos a echar una cerveza a una terracita, y a felicitar a los vecinos por un gran partido". Esta vez mucho más tranquilos que los pasados campeonatos. Bubu es todavía bastante pequeño para meterlo en el bullicio de una final de fútbol. Lo que hicimos fue una comilona en casa, preparamos unas tortillas de patata y una buena paella, todo acompañado con una sangría bien fresquita. Por supuesto, las camisetas de la Roja, una bandera de España que no falte y, cuando finalizó el partido, nos fuimos a echar una cerveza a una terracita, y a felicitar a los vecinos por un gran partido.

No sé si os había comentado que Carroll Gardens, y sobretodo nuestra calle, son principalmente italianos. Horas previas al partido, mientras hacíamos la compra esa mañana, nos señalábamos y nos deseamos suerte los unos a los otros.

Por cierto, me han contado que cuando ganó Italia el mundial hace 6 años, las calles de Carroll Gardens se llenaron de coches pitando, gente por la calle con banderas de Italia, las terrazas estaban abarrotadas… En cambio, ese domingo no se escuchó nada de nada, como si no hubiera habido ni partido. ¡Y qué partidazo!

"Espero que a nuestro Bubu le apasione tanto o más el fútbol como a mi padre, al que quisiera dedicarle este artículo".El vivir fuera de España crea un sentimiento increíblemente patriótico que se refleja claramente en competiciones como la Eurocopa o el Mundial de fútbol. Aquí en Nueva York hay varios puntos donde te puedes reunir con otros españoles para pasar un rato divertido, ver el partido y hacer nuevas amistades.

El Instituto Cervantes anunció, días previos a la final, que retrasmitirían el partido y que tendrían capacidad para albergar a las primeras 100 personas que se presentaran el domingo en sus puertas. Además, hay numerosos bares donde retrasmiten el partido a lo ancho y largo de Nueva York pero mi recomendación, y donde mejor me lo he pasadoviendo partidos de fútbol, es en Casa Galicia que está situada en Astoria, Queens, un barrio donde se mezcla lo sudamericano con lo griego, brasileño, Bulgaro, Bosnio y Albano.

Es un barrio donde se han rodado escenas de varias películas y series, entre ellas escenas de las películas de Goodfellas y Una historia del Bronx, series como Seinfield, y El show de Cosby. Como cosa curiosa os diré, que muchos americanos con descendencia de españoles viven en Astoria, sobretodo de la zona de Galicia, de allí que se instalara la Casa Galicia, club social dedicado a la promoción y preservación de las tradiciones culturales de Galicia.

La Casa Galicia es una escapada a España dentro de Nueva York. En cuanto cruzas sus puertas, te transportas al típico bar de un pueblo de Galicia donde los abuelos están jugando al dominó en las mesas del bar y, al fondo, tienen un gran comedor donde preparan una comida casera que no tiene ni punto de comparación con los famosos bares de tapas de Manhattan, donde te ponen un platín pequeñísimo y te cobran una millonada.

Nosotros hemos ido varias veces a celebrar cumpleaños y despedidas de amigos. La comida es fabulosa, solamente allí saben ponerte un cubata típico español y el ambiente es acogedor. En muchos restaurantes de Nueva York es todo «a lo rápido». Acordaos: «¡estrés, estrés, estrés!».

Pero cuando más disfrutas la Casa Galicia es cuando España logra llegar a la final de algún campeonato de futbol. Tuvimos el placer de vivir la final de la Copa del Mundo de 2010 y fue impresionante. No aceptan reservas y abren sus puertas a las 12 del mediodía, así que a las doce menos cuarto llegábamos un grupo de 10-12 personas con nuestras camisetas rojas, dos de ellos españoles y todos preparados para correr y coger una mesa.

El comedor se llenó en diez minutos pero nosotros tuvimos suerte y, aunque nos tuvimos que sentar muy juntitos, por lo menos pudimos disfrutar del ambiente.

El comedor estaba abarrotado. Los camareros pasaban como podían, la gente cantando, hablando de mesa en mesa, presentándose y viviendo una final increíble contra Holanda.

¡Y qué jaleo se montó cuando ganamos!!!! El sonido de las bubuzelas, de ¡Campeones!, ¡Campeones! y ¡Que viva España!, lo recuerdo como si todavía lo estuviera escuchando en estos momentos.

Durante estos cuatro años, en los cuales hemos ganado dos Eurocopas y una copa del mundo, siempre me acuerdo de mi padre, un madridista futbolero hasta la muerte, de los de la tele con la radio los domingos.

Espero que a nuestro Bubu le apasione tanto o más el fútbol como a mi padre, al que quisiera dedicarle este artículo.

¡Hasta la próxima amigos!

NAVIDAD GOB ARAGON mitad

1 Comentario

  1. Siempre es de recibo comentarios y vivencias de (españoles por el mundo) en este caso de esta oscense , nos solidarizamos contigo pues esta epoca y los tiempos actuales cada vez o por no decir cada día hay más españoles y por cercania han tenido que buscarse la vida fuera de España, lo dicho nos gusta leer vivencias de oscenses de NY. o de dode fuere, cuidaros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here