ciudadanos

Refugio Monte Rosa, junto al glaciar. Foto: P. S.Pedro Solana (Montañeros de Aragón -Barbastro-). La última jornada consistió en un descenso hecho a pie y con cuidado, por lo roto y helado del tramo final del glaciar, del que salimos por un sendero muy marcado en ascenso por la inmensa morrena lateral y cuyo final nos situaba en un apeadero del tren cremallera que surca toda la media montaña alrededor de Zermatt.

Tras una paciente y emocionada espera nos subimos a este tranvía turístico y terminamos el descenso alucinados y contentos por estos días que habían sido un verdadero regalo para nuestras almas montañeras de cuna pirenaica.

GOB ARAGON surge

Todos estos últimos años en los cursos de iniciación al esquí de montaña, aprovechaba para recordar a los alumnos la importancia de saber hacer iglús y abrigos de fortuna, pues siempre pueden sacarnos de algún aprieto como el que vivimos nosotros en las faldas del Castor y que relataba a los atentos alumnos mientras cavábamos el vivac.

Durante dos años consecutivos después, los tres buenos amigos de esta aventura pudimos disfrutar de travesías, exitosas como la travesía Chamonix -Zermatt en el 91 ,y después otra frustrada a causa del mal tiempo en el macizo de los Ecrins.

Siempre he defendido en conversaciones con amigos sobre los Alpes que si alguna otra vez fuera, siempre sería para practicar esquí pero de montaña. Para el esquí de pista sobra con las instalaciones pirenaicas.

Con el feliz desenlace de estas jornadas para noveles en las montañas alpinas también opino que supimos demostrar un fondo de conocimientos que cada esquiador de montaña de nuestros amados Pirineos atesora tras años de experiencia.

Fue un cambio brutal por las dimensiones de estos picos, pero que nosEl glaciar se rompe en cascadas en cada escalón. Foto: Pedro Solana. enganchó ya que repetimos en otras ocasiones.

Igual otro día me animo y os cuento las que siguieron.

¡Saludos, amigos lectores!

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here