RENOVE MARIÑO

Alfonso Milián junto a Silva y Fernández de Alarcón. JLP.El obispo Milián se ha referido a la finalización del plazo de nueve meses que el Nuncio apostólico en España dio a la presidenta Rudi para el regreso de los bienes de arte sacro de las parroquias altoaragoneses retenidas en el Museo de Lérida. “Es una cosa que nadie entiende porque la justicia está para cumplirse y que no se cumpla la justicia es un dolor grande para todos. La solución no sólo depende de la Iglesia para que se devuelvan esas piezas que siempre han pertenecido a esas parroquias y el obispo es el administrador, antes era el obispo de Lérida y ahora es el de Barbastro-Monzón. Pero es un dolor grande el que uno tiene porque no se cumpla una sentencia definitiva de la Signatura Apostólica, el órgano supremo de la Iglesia, y que sólo se pongan impedimentos para cumplirla”, ha señalado.

El obispo altoaragonés también ha lamentado que se hagan tesis doctorales sobre este litigio “que son falsas y que tenemos documentos para probarlo”.

CAMINO DE SANTIAGO

Asimismo ha considerado que la Iglesia en este litigio “podría haber hecho más, aunque no dependen sólo de la Iglesia porque si así fuera ya estaría todo solucionado” y ha vuelvo a recalcar que “soy generoso y dialogante a pesar de que nunca (desde las autoridades de Lérida) se han dirigido a mí”.

TIENDAS ONLINE

1 Comentario

  1. Un obispo debe obedecer al Vaticano. El de Lérida no lo hace, y el Nuncio tendría que informar a la Santa Sede de que los plazos vencen y las cosas siguen igual. Y la sanción a un obisco díscolo… ¿es la excomunión? Pues adelante con los faroles, que ya estamos hartos de que la Iglesia consienta la apropiación indebida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here