monzón 2

Jesús Escartín Celaya.
Creo que el tomate rosa que comercializa la Asociación de Hortelanos de Barbastro es único en el mundo. La iniciativa merece el apoyo institucional y el premio de alcanzar los objetivos previstos, porque crea puestos de trabajo y propicia su consumo más allá de los lindes regionales. La ciudad de Barbastro y su tomate rosa están, a partir de ahora, más unidos que nunca.

Más, según tengo para mí, y no quisiera equivocarme, no fue precisamente el tomate rosa el que tan buena fama proporcionó a la huerta barbastrense años atrás, ya que hará una década, o poco más, que comenzó a sonar con fuerza y a extenderse su cultivo fuera de la vega del Vero, por los alrededores de la ciudad de Barbastro primero, y después por tierras algo más alejadas.

varios

Recuerdo de crío que el tomate que se comía y que tan buen sabor de boca dejaba a todos era el que entonces se conocía por el «semitemprano», más grande y gajoso, de color entre verde y rosáceo, el que nos pedían muchas veces las personas que vivieron en Barbastro por haber estado destinadas en la ciudad -militares, médicos, bancarios, notarios- y que tanto echaban en falta para las ensaladas. Y es que el tomate rosa de aquellos tiempos, que lo había, naturalmente, debido a que aguantaba menos, se utilizaba para conserva y aún retengo la imagen de aquellas mujeres embotellándolo sin parar hasta llenar todas las estanterías de las despensas de la casas.

«Rosa» o «semitemprano» lo cierto es que tomate y Barbastro es consustancial desde siempre. Es verdad que el rosa ha rebasado los límites ciudadanos y que la oficialidad de la marca «Barbastro» ha creado malestar en algunos sitios que lo tienen también por propio del lugar. Sin embargo, y en aras de la consolidación de este proyecto que tanta ayuda precisa, no demos pábulo a polémicas, deseemos que el tomate rosa resista los embates propios de su mercadeo, y brindemos todos unidos por el éxito de la gestión, dando buena cuenta de este fruto junto a unas «chullas» de jamón del país y con unos buenos tragos de tinto del Somontano.

Que así sea.

SUSCRIPCION

1 Comentario

  1. Tengo por cierto lo que dices, Jesús.El invento del tomate rosa será como el coche que dejará de andar en cuanto le falte combustible; o subvenciones.¿quien va a comprar tomates en Agosto a ¡400 Ptas el kilo!?. Y lo pongo en ptas porque es más realista.Sin entrar en que sea exquisito( que le falta para eso), de verdad se creen que levantará la postrada economia local una hortaliza?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here