__________________________________________________________________________________

Pedro:

SUSCRIPCION

Tus amigos de Ronda Somontano te dan las gracias por los momentos compartidos, primero literarios y después reales, disfrutando de la naturaleza y el deporte. Esperamos continuar explorando el Somontano más salvaje en tu compañía durante muchos años más. ¡Gracias por todo lo que nos has enseñado, maestro! La naturaleza y el deporte son escaleras hacia la felicidad.

___________________________________________________________________________________

Siendo niños, a finales de los años sesenta, a lo que más aspirábamos era sin duda a poseer una bicicleta. Durante años, nos

mmm dedicamos a deambular por las calles de Barbastro una vez que los Reyes Magos, en alguna espléndida Navidad nos la habían echado. Esas bicicletas eran a la vez juguete y medio de transporte. Nos hacían sentir, como si de adultos se tratara, capaces de llegar veloces a cualquier destino.

Sin embargo, las viejas BH o Derbis plegables, al final, cayeron en desuso, pues en nuestro imaginario colectivo prevalecieron y brillaron más las motos o los coches.

Pero esta habilidad ciclista, adquirida en la niñez, nos iba a servir, y mucho, cuando, ya casi maduros, a principios de la década de los noventa descubrimos las bicicletas de montaña y, como auténticos vehículos de exploración, nos lanzamos sobre ellas a recorrer los caminos y pueblos del Somontano.

Esta práctica novedosa hizo cambiar nuestros hábitos deportivos. Para vivir aventuras en la naturaleza ya no hacía falta viajar al Pirineo. Salíamos de casa y volvíamos a ella tras varias horas en las que nos embebíamos de la sencillez y a la vez de la naturalidad de nuestros montes. Desde el norte montañoso en Naval, Hoz de Barbastro o Coscojuela de Fantova hasta las llanuras del sur, más allá de Berbegal.

Han sido muchos años de aventuras y amistades labradas en los entresijos de la red de caminos rurales, tejida desde la antigüedad para conectar cada rincón del territorio.

Recuerdo aquella mañana de domingo en la que bajábamos desde Berbegal por los llanos en dirección a La Cuadrada y comenzamos a sentir el soplo inmisericorde de un cierzo helador que casi nos detenía. Mis dos compañeros, entre los que se encontraba Carmen Guardia, empezaron a reprocharme: -“Pero Pedro…. ¿Dónde nos has traído…?. Llegamos exhaustos2 a La Cuadrada y para nuestra sorpresa había comité de bienvenida. Estaban de celebración y saludé a mi buen amigo José Matías que no dudó en invitarnos a entrar en el local social para calentarnos con un café.

Afuera, humeante, una hoguera de brasas casi apagadas era testigo de la costillada que acababan de meterse entre pecho y espalda los vecinos creo que celebrando el patrón de invierno. “-¡Lástima…!,-  se lamentaban los lugareños, -¡Si hubiérais llegado un poco antes…”-.

Las salidas invernales, pisando crujientes costras de hielo o simple rosada, eran las que más se acercaban al sentimiento de aventura montañera. Siempre he defendido, no sin escuchar carcajadas y reproches de mis compañeros, que la actividad de la bicicleta de montaña es calcada, en su desarrollo básico, a la del esquí de montaña.

Son dos actividades muy técnicas, necesitándose mucha cantidad de material para su práctica. Las dos tienen su base en el ejercicio aeróbico, verdadero pilar para resistir en el ascenso. Por último, en las dos actividades experimentamos sensación de velocidad para descender, contando siempre con el derroche de habilidad que su técnica requiere.
Además, durante estos descensos, cuando el corazón recupera su pálpito más reposado, renovamos energías que se agolpan en nuestro cuerpo buscando desahogarse en la próxima cuesta.

Esta suma de ascensos y descensos multiplica el terreno que transitamos fijando en nuestra retina las mejores imágenes y"Quizás, en el fondo, el ciclismo es solo una excusa para juntarnos cada sábado los eternos compañeros y amigos disfrutando del esfuerzo compartido siempre en un ambiente de buen humor y franca camaradería". (Tus amigos de Ronda Somontano te dan las gracias, desde estas líneas por los momentos compartidos. Seguiremos disfrutando del deporte y la naturaleza, maestro). paisajes que desfilan ante nuestra rueda.

En nuestro grupo hay unanimidad en dar la nota más alta al camino que bordea el monasterio del Pueyo por su zona norte atravesada desde Castillazuelo y que luego se acercará a Peraltilla como por un cordal de sierra que divide las aguas para la vertiente del río Vero de las que fluirían hacia la antigua carretera de Huesca. Así discurre este precioso camino junto a Pozán , Huerta de Vero , Azara , Azlor y , al final , siempre hemos acabado buscando refugio en Adahuesca , reuniéndonos en sus fuentes o en sus casas de turismo rural para degustar el típico bocadillo de jamón y pan con tomate.

Como este trayecto, os describiría veinte más, y la posibilidad de combinarlos otras cuarenta veces más.
Quizás, en el fondo, todos ellos son solo una excusa para juntarnos cada sábado los eternos compañeros y amigos disfrutando del esfuerzo compartido siempre en un ambiente de buen humor y franca camaradería.

Amigos, de verdad: ¡Que nadie renuncie a intentar vivir estas experiencias tan cercanas! Sólo hace falta proponérselo y los resultados acrecentarán nuestra salud y ganas de vivir.

dph

1 Comentario

  1. Un relato admirable, que me recuerda cuando aprendí a ir en bicicleta por la calle General Ricardos -entonces el tráfico era muy escaso- con la “bici” que gané coleccionando los jugadores de tres equipos de fútbol  -Athlétic de Bilbao, Barcelona y Sevilla- que salían en las tabletas de “Chocolates Acín”, y que el jugador clave que no salía casi nunca era Garay. Enhorabuena, Pedro, por esta crónica descriptiva, que tanto viene a decir a la imaginación y al sentimiento de las personas, y que tiene todos los ingredientes para fomentar la afición a la bicicleta y a propagar la tendencia de recorrer sobre dos ruedas los parajes del Somontano. Que si al andar se hace camino, sobre la “bici” se hace ruta…  Un abrazo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here