orangutan superior

Los ganadores con las damas y autoridades. JLP.El barrio del Entremuro de Barbastro congregó a cientos de personas en la noche del lunes para rendir tributo a la cocina aragonesa, familiar y elaborada con productos autóctonos en el popular concurso gastronómico Gastromuro que alcanzaba su 32 edición.

El certamen de cocina popular aragonesa más veterano de la Comunidad y uno de los más importantes concitó el interés de un centenar de participantes, la mayoría mujeres, que echaron mano de las recetas de la abuela para presentar suculentos platos y originales postres, así como vinos con carácter y personalidad.

buzón del lector

Algunos de los platos presentados. JLP.Un total de 94 participantes de Barbastro y otras localidades del Somontano concurrieron a la cita que servía para clausurar las fiestas del barrio del Entremuro. La cifra es similar a la edición pasada lo que demuestra que el certamen mantiene el interés por los amantes de la cocina local. En la categoría de primeros platos se presentaron 25 elaboraciones, 16 en la categoría de segundos platos, 30 postres y 21 vinos.

El jurado estuvo compuesto por una representación de los mejores cocineros de la provincia llegados de los prestigiosos restaurantes del Lillas Pastia, Venta del Sotón, Juliana y Las Torres de Huesca; Flor, El Placer, San Ramón, Pirineos y Sancho Ramírez de Babrastro; y Mallacán de Aínsa. Los pasteleros barbastrenses de Iris y Güerri cataron los postres; y representantes de la D.O. Somontano, de Bodega Enate y el teniente alcalde Jesús Lobera, se encargaron de los vinos. Luis Montes, presidente del barrio, y Roberto Pac, de la asociación de hosteleros de la provincia, completaron el jurado.

El menú ganador. JLP.Tras duras deliberaciones y una apretada votación, el jurado se decantó por el siguiente menú: Guisadillo de la abuela, de Rosario Solorzano que ya ha ganado catorce veces el concurso; Pollo de Corral, de Araceli Sánchez, otra veterana y laureada de este concurso; y como postre un ingenioso Bizco Chup, una fusión al estilo del Bulli entre bizcocho y chupa chups, obra de Chelo Puértolas. Todo ello regado con un vino de madre de Angües como el que presentó Isidro Soler, y que extrajo de la barrica de su abuelo de hace ochenta años.

El público asistente pudo catar las 1.000 raciones de judías entremuranas que los vecinos repartieron entre los asistentes, cocinadas por el Hotel Sancho Ramírez.

Asistentes al Gastromuro. JLP.El presidente del barrio Luis Montes se mostraba satisfecho porque «cada año este concurso se hace mejor y acuden los mejores hosteleros, cocineros, pasteleros y bodegueros. Además mantenemos el espíritu inicial frente a la tendencia de algunos de preferir una cocina vanguardista y postmoderna. Nosotros y muchos más preferimos la cocina tradicional y este concurso pretende ser una vuelta a la identidad y a las raíces del territorio».

El acto contó con la presencia del alcalde Antonio Cosculluela y de Jaime Facerías, presidente de la Comarca de Somontano. Cosculluela agradeció la labor que realizan los vecinos del barrio para organizar éste y otros actos para la ciudad, mientras que Facerías destacó la promoción que supone este evento para la comarca.

Desde el sector hostelero, Roberto Pac destacó que Gastromuro «es el mejor concurso de Huesca y a pesar de ser una cocina familiar hay una gran calidad de la que ya quisiéramos tener los profesionales».

Por su parte el cocinero del Flor Alberto Noguero señaló que «debemos recuperar la cocina tradicional porque de ahí se evoluciona a la de vanguardia».

semana de la ciencia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here