Representantes del PAR. El PAR propone que la Feria de Barbastro tenga una decidida apuesta por el sector agroalimentario para revitalizar su actividad en el presente ejercicio y pide al Ayuntamiento que realice un cambio de modelo de gestión.

El proyecto de ferias que propone el PAR se basa en las potencialidades el territorio, en especial en el sector primario ligado a la agroalimentación, que haga hincapié en la tradición agraria y costumbrista del medio rural de esta comarca. Por ello proponen que la IFB o el organismo que la suceda sea «un centro de promoción etnográfico y agroalimentario».

ECOEMBES COMARCA

Asimismo apuntan que la tradición ferial no debe estar reñida con la modernidad por lo que consideran relevante que los contenidos de nuevos certámenes «puedan dirigirse a materias específicas con un alto grado de desarrollo tecnológico tanto en el sector primario, como industrial, medioambiental y especialmente el agroalimentario, este, no entendido como una mera muestra, a modo de mercadillo, de productos artesanales a la venta».

Para el PAR, la Institución Ferial de Barbastro (IFB) «se encuentra sumida en una situación de crisis de gestión, derivada de un agujero financiero provocado por una mala previsión». A juicio del PAR a esta situación de déficit económico se ha llegado tras la retirada de los fondos europeos y del apoyo del Gobierno de Aragón como patrono de la IFB, pero también porque la entidad ha estado asumiendo unos gastos de los que debería haberse hecho cargo el propietario de los bienes (mantenimiento de exteriores, reformas de instalaciones, todos los gastos derivados del uso que hacen los ciudadanos de los recintos…).

Desde el PAR se critica la actitud del PP de denunciar constantemente la delicada situación económica por la que atraviesa la Institución Ferial de Barbastro y que afecta a las arcas municipales. Para esta formación, su papel en el Patronato Ferial es «el de trabajar por encima de intereses partidistas». «Esta situación, provocada por intereses que muy poco tienen que ver con el buen hacer, hace que cada vez sea más difícil ‘vender’ las ferias que se organizan por la IFB, con el desprestigio que esto ocasiona en el sector. Creemos que entre todo tenemos que solucionar el problema que tiene la IFB, porque tenemos que trasmitir una imagen positiva de la ciudad organizada de ferias que siempre hemos sido», señalan desde el PAR, a la vez que califican la deuda de la entidad, 320.000 euros, de «asumible» para seguir garantizando un futuro ferial en la ciudad.

Mujer Rural

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here