monzón 2

nocionesEn Irlanda vio que los acantilados no son ni de cerca tan altos como se cree. Los verdes no lo son tanto y el predominio de días ceniza desaparece con más facilidad de la que se sospecha.

Ella fue valiente porque al ir en su encuentro empezó a descubrir algo…

varios

Entre Bélgica y Holanda a lomos de una bicicleta, las flores no olían a polen ni los colores eran como habían dicho que deberían de ser. Las mariposas fueron sus compañeras de viaje cuando cruzó la frontera pero… No volaban.

Ella supo que estaba avanzando en sus conocimientos…

Es curioso cómo cuando empieza a hacer bueno en Alemania, y bueno significa cuatro rayos de sol mal puestos, los jóvenes sacan sus barbacoas portátiles a los parques y las acompañan con cerveza. Nadie mira mal por hacerlo.

A la viajera le surgían dudas.

El desierto contiene rebaños de camellos tan brillantes que sus jorobas parecen trozos de espejo amenazando al sol. La arena se respira por el corazón y los pocos niños con los que tropezaba tenían miradas de anciano.

Se multiplicaban las dudas y los interrogantes…

En Brasil, en la zona de Recife escuchó una leyenda sobre un peculiar personaje que vive en la selva. Un ser que tiene los pies con los dedos mirando hacia la espalda, del revés. Al andar sus huellas parecen ir en otra dirección con lo que su singular característica permite la desorientación de quién lo merodee. Y mejor no perderse en la jungla porque rapta y se alimenta de niños, cazadores y delgados humanos.

La viajera fumó un cigarro a medias con él y… no se pensaba gorda o anciana.

Un fin de semana de los que no se planean, acabó paseando por los puentes de Barbastro en Aragón. No estaba en un país lejano ni en tierra desconocida. Sin embargo, conoció un hombre con la mirada pura. Se hablaron con la excusa de pedirse fuego para un cigarro aunque se encendió una chispa que la viajera no podía calibrar:

Ella resolvió que el reflejo de una mirada lo es todo. Durante sus viajes fue dándose cuenta de que los tópicos dependen de nuestro espejo, y que este puede estar contaminado o no dependiendo del instante, del momento que se puede estar atravesando.

Por eso para ella Irlanda no era tan verde;  Holanda y Bélgica no sólo tenían tulipanes o mariposas que no vuelan. Alemania no era sólo cerveza. El desierto no estaba vacío y en Brasil una leyenda se podía volver real…

Después de tantos años escuchando a todos, una tarde, en Barbastro y sobre un puente, un intercambio de miradas acompañas de frases, hicieron que todo encajara de golpe como la última pieza de un puzzle.

De nada sirve caminar si no se logra atender al corazón cuando nos tiene algo que decir. La perspectiva y el momento son importantes.

Ella aprendió que hay que separarse prudencialmente del ruido y ser coherente con nuestro espejo: Se puede escuchar en todas las imágenes y casi en todos los países.

La transeúnte alzó la vista y se quedó mirando el cielo:

¿Las estrellas tendrán nociones suficientes para sus viajes?

NAVIDAD GOB ARAGON mitad

1 Comentario

  1. Volando de nuevo con el Malvís en sus rutas personales… «La perspectiva y el momento» = la perspectiva que nos da el momento. Contigo siempre aprendo algo. Un abrazo, chaval.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here