Practicantes de tai chi de Barbastro y Monzón en la SMA. José Luis Pano.Alrededor de sesenta practicantes de tai chi de Barbastro, Monzón y Albelda se reunieron este domingo en el espacio de la Sociedad Mercantil y Artesana barbastrense para celebrar su anual encuentro en el que mostrar las habilidades adquiridas durante el curso. Todos ellos son alumnos del profesor montisonense Daniel Murciano que desde hace más de diez años imparte este arte marcial chino a varios grupos del Somontano, Cinca Medio y La Litera.

El encuentro es itinerante y este año recalaba en Barbastro donde se reunían personas de 28 a 82 años lo que demuestra que esta técnica milenaria no tiene edad y aporta numerosos beneficios terapéuticos para el estado físico pero también mental.

gobierno de aragón

Durante la jornada de demostración hubo exhibiciones de los estilos de tai chi chuan modalidad yang de 42 y 24 movimientos, con espada y abanico. Y toda ellas fueron dirigidas por el maestro de Murciano, el chino Chi, afincado en Monzón.

Para Murciano, con este tipo de exhibiciones se pretende «potenciar la práctica en grupo de esta actividad, poder difundirla y transmitir a la gente que es una técnica que puede ayudarnos a recuperar nuestra salud y restablecer nuestro equilibrio».

El maestro montisonense señala que a pesar de ser un arte marcial, el tai chi no se emplea como técnica de combate ni defensa, simplemente se concibe como una gimnasia al alcance de cualquier edad o estado físico «cuyo único objetivo es mejorar el nivel de vida del que lo practica».

Grupo de Monzón. JLP.Este arte marcial, inventado en la Edad Media china por los monjes para mantenerlos en forma ante una vida contemplativa, aporta múltiples beneficios. A nivel físico Murciano destaca se gana flexibilidad, elasticidad en ligamentos y tendones; a nivel circulatorio ayuda a que la circulación sanguínea tenga siempre el mismo ritmo, sin alteraciones, al basarse en movimientos lentos, circulares y armoniosos; y también se consigue mover la energía por todo el cuerpo; se ejercita la memoria y la capacidad de retención, así como la coordinación. «Abarca muchos beneficios a todos los niveles», sentencia Murciano.

El éxito que está teniendo la práctica del tai chi así como otras modalidades orientales como el Chi Kung en una sociedad como la nuestra amenazada por el estrés tiene una fácil explicación para el montisonense. «Cada vez tenemos más carencias y tenemos que cubrirlas con algunas técnicas, y una de ellas es el tai chi que nos aporta equilibro y armonía, lo que hemos perdido básicamente todas las personas», señala.

Daniel Murciano imparte clases en la Sociedad Mercantil y Artesana, en el Espacio Joven de Monzón, en hogares de mayores, con colectivos con discapacidades mentales severas en el colegio de educación especial Reina Sofía.

SUSCRIPCION

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here