ciudadanos

Nuestro objetivo visto al salir del tranvía y empezar a subir hacia Gouter.Tras la segunda pernocta del viaje , bien pertrechados con todo el material necesario , íbamos a catapultar este sueño de conquista por medio del vuelo en el teleférico de Bellevue, partiendo desde Les Houches a las 8 de la mañana, hasta la estación del tranvía ( Tranway) del Mont Blanc,a 1794 m .

El tren cremallera sube por un valle que flanquea el glaciar de Bionnassay y desmontábamos en el paraje llamado nido de Águila (Nid d’Aigle) , a 2380 m.

GOB ARAGON surge

El día era excelente , y hacíamos una bonita foto con nuestro objetivo nevado al fondo .

Al llegar al pie de la aguja (Aiguille) de Goûter , comenzaban las dificultades . No recuerdo si nos encordamos para atravesar el punto negro más peligroso de aquella jornada . Eran tan sólo treinta metros de ancho del corredor (couloir)de Goûter y había que atravesarlos rápido ya que por este tobogán caen a menudo piedras de todos los tamaños desprendidas en la parte alta del corredor durante las veinticuatro horas del día a causa de los intensos cambios de temperatura que rompen el hielo donde se sujetan las rocas .Refugio de Gouter.

Aquellos años ochenta habían sido para nosotros los del descubrimiento de la escalada , y esta práctica ya tan arraigada , permitía el ascenso confiados hasta el refugio de Goûter por una ruta bastante vertical con grandes bloques de piedra «cosidos » literalmente por unos cables de ayuda muy seguros haciendo pasar un buen rato de entretenimiento pero con la atención muy puesta en cada asidero como si de un largo «paso de Mahoma «(pico Aneto ) se tratara .

Llegamos a buena hora hasta el refugio  y como ya os he explicado , esto significaba la superación de una etapa más en nuestro periplo . Pero , os recuerdo que todo formaba parte de una apuesta , y cuanto más arriesgada es ésta , más escurridiza se torna la suerte de conseguir el objetivo . Como era de esperar , el refugio estaba repleto .¡-Y no habíamos hecho ninguna reserva….!.

Ascenso al refugio Gouter.Una vez registrados y entregada la tarjeta FEDME se nos dijo que , tras servirse la cena en el comedor , buscáramos entre las mesas un lugar donde dormir .

Ni siquiera nos alcanzaba para cenar de menú , y caliente , aunque no era eso lo que más importó . .Además , habíamos hecho un amigo . Se llamaba Luis . era de Madrid y volvía por segunda vez al refugio ya que durante la semana había estado con sus compañeros y en el intento al pico habían sufrido algún percance , por el que fueron rescatados en helicóptero . Él , no se conformaba y por eso , en solitario , estaba de nuevo allí a la expectativa . La conversación se hizo cada vez más amena y así , mientras cenábamos algo sacado de nuestras mochilas y mientras oteábamos el comedor buscando un lugar donde dormir , decidimos admitirlo en nuestra cordada del día siguiente .

Comedor dormitorio del refugio. Ya éramos cuatro , y los cuatro permanecimos por unas horas acurrucados sobre las colchonetas de neopreno en la dura tarima del refugio de Goûter. Firki , con su habitual desparpajo , se aposentó sobre unas mesas , justo encima de mí . Ya durante la noche , comencé a sentir cómo se apretujaban los vecinos toda vez que una rodilla se hincaba en mis riñones . Pero no era esto lo peor . Un tremendo dolor de cabeza , debido a la altura , martilleaba y martirizaba este simulacro de descanso , que de ninguna manera llegó a serlo . Molesté a mi querido Firki pidiéndole por favor una aspirina en mitad de la oscuridad . Aquellos 3800 metros de altura del refugio me estaban noqueando antes incluso de despertar el día . Si todas estas circunstancias negativas parecían pocas , el tiempo afuera iba de mal en peor . Fuertes Refugio de Gouter.rachas de viento soplaban muy sonoras incluso desde dentro del refugio . Algún valiente que se había atrevido a salir, regresaba , os lo juro , de rodillas , mientras en perfecto castellano se lamentaba horrorizado del viento que le zarandeaba y arrastraba por la nieve.
Los horarios habituales , con salida hacia la cumbre a las dos de la mañana ,aquella madrugada , al menos , no se podrían cumplir .

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here