El Consejero de Economía y Empleo, Francisco Bono, ha explicado en la Comisión de Economía los datos e indicadores macroeconómicos que apoyan la afirmación de que la economía aragonesa ha amortiguado su contracción este verano y que en el año 2014 comenzará la recuperación económica.

Así, Bono ha comentado que los indicadores parciales disponibles apuntan a que la economía aragonesa ha desacelerado su ritmo de caída durante el verano, tendencia que a la vista de otras señales continuará en el resto del año y el próximo.

CAMINO DE SANTIAGO

Señales basadas en las afirmaciones que, en este sentido, han hecho diferentes organismos e instituciones, tanto nacionales como internacionales, en los últimos periodos refiriéndose a la economía española, a lo que Aragón no sería ajena. Es el caso, por ejemplo, del FMI que en su última actualización de perspectivas económicas revisó su estimación de crecimiento para España al alza en tres décimas para este año y una para el que viene. Por otro, la reducción experimentada en la prima de riesgo española, desde los más de 600 puntos que alcanzó en julio de 2012, hasta casi la tercera parte en la actualidad (237 puntos el 23 de octubre), refleja que la confianza hacia la economía española en los mercados está mejorando.

Por ello, sería razonable esperar que en el año 2013 el Producto Interior Bruto (PIB) de Aragón experimentara una contracción en torno al 1,2% en promedio, de forma similar a lo estimado para la economía española en su conjunto.

En opinión del consejero Bono para el próximo año 2014 la actividad debería recobrar la senda de la recuperación de forma gradual, apoyada en el impulso que se espera recibir de las economías del entorno europeo a través de las exportaciones aragonesas, así como de una progresiva mejoría en la demanda interna. En el promedio del año el crecimiento del PIB debería situarse en torno al 0,7%.

Estas previsiones se verían favorecidas por los efectos derivados del Plan Impulso 2013 para el crecimiento económico y la protección social, cuyas medidas contribuirán positivamente a que esta progresiva recuperación de la economía aragonesa se materialice. Este Plan -dotado con 150 millones de euros- contempla medidas destinadas al impulso de la actividad económica, así como del mercado laboral, a la vez que atiende a los sectores más desfavorecidos.

Estas previsiones se enfrentan a ciertos riesgos. La eurozona sigue ocupando una posición central, por los lentos avances en su rediseño institucional, así como una hipotética corrección abrupta de desequilibrios en China o una escalada de precios del petróleo derivada del conflicto sirio. En el plano nacional, cabe destacar la necesidad de finalizar el proceso de reestructuración y saneamiento en el que se encuentra inmersa la banca española, además de la pérdida de intensidad registrada en el crecimiento de los países emergentes, suponen un riesgo para la recuperación económica española, dado el papel que el comercio exterior ha adquirido como motor de crecimiento de los últimos trimestres. Un aspecto que en el caso de Aragón cobra una mayor relevancia dada la mayor apertura exterior que presenta la economía aragonesa respecto a la media española, así como por su especialización productiva industrial,


Indicadores aragoneses

En sintonía con el entorno nacional y europeo, la economía aragonesa desaceleraba su ritmo de contracción en el segundo trimestre de 2013. El PIB de Aragón anotó una variación interanual negativa del 1,5% en el segundo trimestre del año, seis décimas menos intensa que la registrada el trimestre anterior y ligeramente mejor a la variación anotada en el conjunto de España (-1,6%).

Esta contención fue consecuencia de una mejor marcha de todos los sectores productivos, Por su parte, el sector exterior continuaba contribuyendo positivamente a la evolución del PIB, gracias al mejor comportamiento de las exportaciones. En este sentido, la mejor evolución económica de la zona euro – principal destino de las exportaciones aragonesas- jugó un importante papel. Así, tanto la contención en la evolución del IPC, como en los costes salariales, suponen un factor positivo de cara a la competitividad exterior de los productos aragoneses. “Este es un aspecto que cobra especial relevancia en el actual contexto de debilidad de la demanda interna, ya que el sector exterior se está mostrando como el principal sostén de la economía”, ha asegurado el consejero.

De este modo, el consejero de Economía y Empleo ha finalizado su intervención en la Comisión de Economía destacando que “en lo referente al tercer trimestre del año, todo apunta a que durante el verano ha continuado a la desaceleración en el ritmo de contracción de la economía aragonesa”. Una conclusión en la que ha recordado el último dato publicado el pasado jueves de la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre del año, que sitúa a Aragón en una tasa de desempleo del 20,5% de la población activa, más de cinco puntos por debajo de la española. El paro experimenta una reducción del 6,09% en relación al trimestre anterior, lo que significa un descenso de 8.500 personas, hasta situar la cifra en 131.400 desempleados. Igualmente, Aragón ha supuesto el 25% del total de creación de empleo nacional; así las comunidades autónomas en las que más crece la ocupación respecto al trimestre anterior son Cataluña (52.300 ocupados más, Islas Baleares (23.900) y Aragón (11.600 personas, de las que el 75% son mujeres).

TIENDAS ONLINE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here