PATROCINIO BODEGA

Irius.El Juzgado de los Mercantil de Huesca ha aprobado el convenio propuesto por Bodegas y Viñedos Olvena para hacer frente a su deuda con los acreedores. El juez aprobaba en octubre dicho plan presentado por esta bodega propiedad del empresario oscense Tomás Nasarre, por lo que Bodega Olvena sale del concurso de acreedores voluntario presentado ante el Juzgado de Primera Instancia número 3 de Huesca en septiembre de 2011.

El mismo dueño es propietario de Bodegas Victoria, de la D.O. Cariñena, que también ha pasado por un concurso de acreedores.

CAMINO DE SANTIAGO

Desde la bodega, ubicada entre Barbastro y Costean, solamente constataron que el Juzgado ha aprobado el convenio presentado ante los acreedores, y que la actividad en la empresa no cesa. De hecho en estos momentos están elaborando los primeros vinos de la añada.

El presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Somontano, Mariano Beroz, valoraba la aprobación judicial y esperaba que la empresa siga el camino de Viñedos y Crianzas del Alto Aragón, Enate, -del grupo Nozar- que hace unos años también tuvo que recurrir al concurso voluntario de acreedores como consecuencia de la crisis en el sector inmobiliario.

«En principio es una buena noticia y esperamos que continúen con la actividad hasta que se busque una solución definitiva a su situación. Ellos presentaron un concurso de acreedores y han llegado a un acuerdo. Es el mismo caso que Enate que salió muy bien del concurso y no hay más lecturas ni nada que comentar. Los propietarios van a seguir tratando de que la bodega siga para adelante», señaló Beróz.

Posible compra de Irius

La otra gran bodega del Somontano que se encuentra en concurso de acreedores es Irius, creada por la familia riojana Lazaro y que también ha sido víctima de la crisis económica.

El juez ha convocado, según el plazo marcado por la legislación, la junta de acreedores en febrero. En este caso, un administrador concursal gestiona la bodega mientras que los viñedos los explota una empresa catalana y el salón y restaurante el Gran Hotel ‘Ciudad de Barbastro’. Sobre la bodega planean posibles compradores desde destacadas empresas vitivinícolas de Cataluña, que están estudiando la probable adquisición de la misma. De momento no hay ninguna oferta en firme sobre la mesa aunque sí existen inversores interesados en hacerse con Irius. Fuentes consultadas por este periódico confiaban en que el concurso de acreedores se levantarse a corto plazo en 2014 en caso de consumarse su venta.

Al margen de la bodega Irius, en el panorama económico de las treinta bodegas que conforman la D.O. Somontano no se contempla la presentación de otro concurso de acreedores, según apuntó el presidente del consejo regulador.

mantenimiento WP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here