Mujer Rural

IMG_2242El obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, se mostró ayer muy satisfecho de su reciente ‘Visita Ad Limina’ al Vaticano en la que pudo abordar la resolución del conflicto de los bienes de arte sacro, propiedad de las parroquias altoaragonesas y que se encuentran retenidos en el Museo Diocesano de Lérida.

El prelado Milián se ha traído de Roma el compromiso y la certeza de que el litigio por la devolución de los bienes preocupa al Vaticano y que se van a dar pasos para su resolución. Aunque el obispo altoaragonés aseguró desconocer qué pasos se dará desde la Secretaría de Estado vaticana.

FRANCO MOLINA CENTRAL

En una concurrida rueda de prensa en el salón de actos del Museo Diocesano de Barbastro – Monzón, el obispo explicó acompañado por el delegado de arte sacro, Enrique Calvera, y por el vicario general, Pedro Escartín, los detalles de su entrevista con el Papa Francisco y sobre todo con el Secretario de Estado Pietro Parolin, con el que abordó de forma más directa este asunto.

En su estancia en el Vaticano, el Papa recibió a los obispos de Aragón y de Valladolid en una reunión en la que se abordaron diversos temas, entre ellos el de los bienes, en una charla de una hora y cuarenta y cinco minutos. Posteriormente, todos los obispos aragoneses se reunieron con el número 2 del Papa, el Secretario de Estado Pietro Parolín para abordar ya directamente esta cuestión, de la que ayer Milián no dio muchos detalles. Simplemente se mostró optimista porque el conflicto«vaya dando pasos» para su resolución.

«En la visita con el Santo Padre yo trate directamente el tema por el escándalo que produce la no devolución de estas obras de arte. Le dije que a continuación teníamos la visita de todos los obispos de Aragón con el Secretario de Estado. El Papa está enterado de este tema y nos dijo que deseaba que con el cardenal Pietro Parolin nos fuera bien y que encontráramos soluciones. No entré en más detalles con el Papa porque ví que sabía del tema y nos anima», aseguró Milián.

En cuanto a la entrevista con el Secretario de Estado con el que ya había mantenido varias conversaciones sobre el litigio antes de ser nombrado número 2 del Papa, el obispo altoaragonés elogió su buena predisposición a resolver el conflicto y apuntó que le había pedido «que pusiera los medios necesarios para que se solucionara este tema que es muy grave». «Ví la preocupación que tenía y además con el testimonio y acompañamiento de los obispos de Aragón pues nos llenó a todos de esperanza, más esperanza que las veces que había estado anteriormente con él. El hecho de ser el Secretario de Estado hace que su interés, sus palabras y su disponibilidad sea algo mucho más importante que antes cuando ocupaba este cargo», aseguró Milián que reconoció que tras la entrevista «los obispos de Aragón salimos contentos y yo personalmente también porque lo ví dispuesto a trabajar para resolver este problema por el bien de la Iglesia y de cara a restituir a cada uno lo suyo, y que la iglesia de Barbastro – Monzón reciba esas obras que por sentencias de la Signatura Apostólica (máximo órgano judicial de la Iglesia) debe recibir desde hace muchos años».

El obispo dijo que en la reunión no se plantearon las acciones que el Secretario de Estado piensa adoptar para solventar este conflicto de 16 años. Una de ellas podría ser pedir al Estado español que ejecutara las sentencias eclesiásticas de acuerdo al concordato. A este respecto el obispo Milián afirmó desconocer sus intenciones: «No sé si tiene que hacer eso u otras vías porque tiene otras vías y estudiará los caminos a seguir. El Secretario de Estado tendrá que ver los pasos a dar porque está en sus manos en parte. Hay que desarrollar un proceso que el obispo de Lérida tiene que ir cumpliendo y ejecutar lo que se le ha dicho: que devuelva las obras de arte».

El obispo Alonso Milián coincidió el lunes en el Vaticano con el obispo de Lérida, Joan Piris, pero no abordó este asunto «porque no era el momento», y volvió a insistir en que se si por el fuera las piezas ya estarían en poder de la diócesis de Barbastro-Monzón. Con Joan Piris «tenemos una relación fraterna y hemos hablado mucho y yo siempre lo he visto con intención de solucionar el tema porque le hace sufrir mucho. Yo confío en él».

El prelado altoaragonés espera que tras esta visita «se den pasos. Yo he venido muy esperanzado, que es lo importante».

Alegaciones ante el Tribunal Supremo

En otro orden de cosas el abogado de la diócesis de Barbastro-Monzón, Hipólito Gómez de las Roces, ha presentado alegaciones ante el Tribunal Supremo por la catalogación de la Generalitat de las obras de arte aragonesa. Desde el obispado se espera que los tribunales civiles vuelvan a dar la razón de nuevo a la diócesis altoaragonesa como las tres últimas sentencias que ha emitido el Tribunal Supremo.

Desde el obispado se matiza que la propiedad está clara y que estos nuevos procesos judiciales sobre la catalogación de las obras no tienen porque dilatar más el proceso de resolución.

También se descartó volver a plantear la cesión de las 112 obras en litigio al Gobierno de Aragón para que acuda a los tribunales a defender la devolución de las obras.

En otro orden de cosas, el monseñor Alfonso Milián se mostró deseo de seguir al frente de la diócesis «trabajando a tope hasta el último momento con total entrega. Lo he hecho y lo haré y además contento de trabajar».

 

NAVIDAD GOB ARAGON mitad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here