orangutan superior

20140311_153336La Universidad Rey Juan Carlos de Móstoles está utilizando para realizar sus análisis del estado de agua una planta de reciclaje diseñada desde el IES Martínez Vargas de Barbastro, en colaboración con la empresa montisonense AICAR Depuración.

La elaboración de esta planta piloto, que aplica con éxito la universidad madrileña, formaba parte del proyecto final del Ciclo Formativo de Grado Superior de sistemas electrotécnicos y automatizados que realizan los alumnos oscenses Víctor Reyes, de 20 años, y Borja Mur, de 23, en este instituto.

El proyecto partió de su profesor David Blanc que les animó a desarrollar el prototipo de una planta dedicada al tratamiento de aguas residuales para el Departamento Medioambiental del Centro de Apoyo Tecnológico de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC). La Universidad precisaba de dicha planta para su laboratorio de cara a realizar prácticas químicas y análisis del estado de agua.

Para ello se pusieron en contacto con la empresa montisonense AICAR Depuración especializada en este tipo de plantas en un ejemplo de colaboración entre el mundo académico y empresarial, como destacan desde el propio  instituto.

IMG_6163La empresa ACAI Depuración coordinó el equipo y marcó los requerimientos de funcionamiento de la planta a petición del Doctor Raúl Molina, profesor de la URJC. Con esta planta piloto se puede tratar y monitorizar diferentes volúmenes (entre 7 y 50 litros) de aguas residuales industriales de forma totalmente versátil y automatizada. Las aplicaciones industriales de los reactores discontinuos secuenciales en la depuración de aguas residuales son muy variadas, siendo particularmente interesante en el tratamiento de corrientes de bajo caudal.

Sus resultados son escalables a nivel industrial y perfectamente podrían aplicarse a las empresas del los polígonos altoaragoneses, que como en el caso de Barbastro carecen de una planta depuradora, muy demandada por el sector empresarial.

En este sentido, los alumnos y creadores del diseño consideran que «perfectamente podría utilizarse en estos polígonos y hacer un tratamiento de aguas ya que en Barbastro hay un problema y esta planta, a una escala mayor, perfectamente podría ser una solución real».

Los alumnos visitaron junto a su profesor la planta una vez terminada en la universidad madrileña para ver su puesta en marcha y según explican «esta máquina tiene un uso de laboratorio para hacer estudios o práctica en la universidad de la depuración del agua, de PH, nivel de oxigeno, etc. Pero también podría tener un uso para la sociedad y ofrecer una solución inmediata al problema del tratamiento de aguas», insisten.

Borja y Víctor valoran la experiencia laboral y docente realizada con el proyecto: «Ha sido muy interesante porque se trataba de un proyecto diferente a todos los que había y nunca se había realizado antes. Hemos tenido una motivación extra porque no es una máquina que se quede en el instituto, sino que ha salido fuera y está teniendo aplicaciones. Además hemos podido consultar nuestras dudas a la empresa de Monzón y eso ha estado muy bien».

Tras su formación, los alumnos están en periodo de prácticas hasta el 21 de junio en empresas zaragozanas. El proyecto final de estudios les ha dado un impulso considerable y ambos consideran que ya están preparados para integrarse en el mercado laboral. «Hemos realizado una máquina de verdad, que está trabajando, y ya nos planteamos el mundo laboral», aseguran.

Desde el IES Martínez Vargas destacan «el resultado de esta colaboración por medio de proyectos reales utilizados en los procesos productivos y de investigación».

semana de la ciencia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here