María José Villanueva. Heraldo.es

IMG_0190El incendio que el sábado al mediodía se declaró en un cañizar a las afueras de Barbastro amenazó tres viviendas unifamiliares. Los chalés quedaron rodeados por el fuego y los vecinos, desde los jardines,lucharon con mangueras para combatir las llamas. Algunos se quejaban del retraso en la llegada de los efectivos y pedían a gritos más medios.

dph

Comenzó en torno a las 12.30, en un cañaveral situado en una de las entradas a Barbastro, en la avenida del Cinca, junto al instituto Hermanos Argensola, y quedó controlado a las 15.00. Afectó a 1,6 hectáreas de cañas, pastizal y matorral, según la información facilitada por el Gobierno de Aragón. Pero lo peor fue la cercanía a tres chalés,que se vieron cercados al descontrolarse las llamas.

Los propietarios luchaban desde el interior, con mangueras de riego sin apenas presión que colgaban por encima de los setos, y se desesperaban a la espera de la llegada de más personal de extinción, mientras varios familiares acudían en su ayuda. También policías locales y guardias civiles acabaron echando agua desde los jardines. «Si no vienen pronto los bomberos aquí, esto va a arder», reclamaba uno de los afectados. Otro de los vecinos aseguró que dio aviso al 112 a las 12.30, aunque según la DGA la primera llamada entró a las 13.30.

Igualmente, decenas de curiosos que se arremolinaban en el lugar se impacientaban pidiendo más recursos al ver cómo además el fuego saltaba al otro lado de la avenida y se extendía por unos pastizales.

Finalmente, los camiones del parque de Barbastro, situado a tan solo 200 metros, recibieron refuerzos. Al operativo se sumaron camiones de Monzón y de Benabarre y el Gobierno de Aragón movilizó sus efectivos.Hasta Barbastro se desplazó la unidad helitransportada de Peñalba, dos cuadrillas terrestres del Cinca Medio y Somontano y dos retenes y la autobomba de Adahuesca.

Varios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here