Los premios tienen dos categorías denominadas “Atila” y “Caballo de Atila”. El jurado ha estado compuesto por miembros de las cinco asambleas locales de Ecologistas en Acción en la provincia de Huesca (Bajo cinca, Monzón, Ribagorza, Sabiñánigo y Huesca). Tras el estudio de las diferentes candidaturas recibidas, el jurado de los premios Atila Huesca 2014 ha tomado la siguiente decisión:

Premio Atila Huesca 2014: Servicio de Obras Públicas de la Diputación Provincial de Huesca. Entre los logros de esta entidad que parece que poco o nulo ejemplo saca de las instituciones y personas a las que concede el prestigioso premio Félix de Azara, el jurado ha destacado principalmente las irregulares obras que está desarrollando en la captación de aguas de la fuente del pino en Yésero y en la carretera Arcusa-Aínsa.

CAMINO DE SANTIAGO

En el caso de Yésero se tratan de unas obras innecesarias que se han venido realizando sin el preceptivo permiso del INAGA y con informes negativos, tanto de esta administración, como de la Confederación Hidrográfica del Ebro. Los hechos son de especial gravedad al ser la zona Reserva de la Biosfera y Lugar de Interés Comunitario.

Otro ejemplo, el de la carretera Arcusa-Aínsa, se ha camuflado un nuevo trazado de carretera como una mejora del actual, su tramitación se ha dividido en varios proyectos pequeños y se ha obviado la declaración de Guaso, localidad que atraviesa, como  “Conjunto de Interés arquitectónico”. Todo ello para evitar que el proyecto se someta a la oportuna Evaluación de Impacto Ambiental. Lo que representa un fraude de Ley.

Caballo de Atila 2014: Al presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro, Xavier de Pedro, por las obras realizadas en los ríos Cinca en Fraga y Sosa en Monzón. En Fraga las maquinas dragaron el río y arrasaron una importante sauceda en un espacio considerado como Lugar de Interés Comunitario, utilizando para su autorización una declaración de Impacto Ambiental de un proyecto de aguas bravas de hace 6 años y ni siquiera han cumplido su exiguo condicionado ambiental.

Los trabajos de desbroce y remodelación del cauce del Sosa a su paso por Monzón, hasta su desembocadura en el Cinca, ha supuesto la destrucción del hábitat de las especies ribereñas, haciendo desaparecer la vegetación natural de carrizales y tamarizales e incumpliendo las actuaciones descritas en el informe del INAGA, hasta tal punto que Ecologistas en Acción se vio obligada a suspender su proyecto de educación ambiental “Conozcamos el Sosa” que ya tenía acordado con los centros educativos de la localidad.

Además el jurado ha considerado otorgar varios accésits, denominados desde esta edición como bosta del caballo de Atila 2014 a los tres ayuntamientos implicados e impulsores de las obras que han motivado las actuaciones antes denunciadas: Yésero, Monzón y Fraga. El jurado ha indicado la gravedad de que estas obras de gran impacto ambiental, innecesarias y, cuanto menos, de dudosa legalidad, sean promovidas por instituciones públicas, lo que implica además la malversación de importantes cantidades de dinero público, cuando se recorta de servicios públicos básicos (educación, sanidad, medio ambiente…).

DPH SONNAR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here