Mujer Rural

El Ayuntamiento de San Miguel de Cinca ha presentado alegaciones ante el Gobierno de Aragón al proyecto de creación de un vertedero de residuos industriales no contaminantes en Pomar de Cinca. Esta localidad mediocinqueña es una de las dos opciones que se postula para albergar el vertedero industrial previsto por la DGA dentro del plan GIRA (Gestión Integral de Residuos de Aragón) para el Sector de Monzón. La otra opción es la de Barbastro, pero en la ciudad del Vero ya se cuenta con un macro vertedero de residuos en el que vierten seis comarcas de la zona oriental. Por ello la opción de ubicar un nuevo vertedero para residuos industriales perdería fuerza.

La decisión de instalar el vertedero en Pomar de Cinca tiene a toda la población en contra, incluso a los dos grupos municipales, PSOE y PP. Su alcaldesa, la socialista Elisa Sancho asegura que se trata de una «contradicción» puesto que la partida elegida, de 22 hectáreas, es una zona protegida IBA (Interés de la Biodiversidad Ambiental) por la presencia de numerosas aves. Esta figura fue la precursora de la ZEPA y bajo la catalogación, el Ayuntamiento decidió a comienzos del siglo XXI desarrollar un proyecto de recuperación medioambiental para crear humedales, rehabilitar un antiguo pozo y crear un centro de interpretación para observar las aves, concretamente el cernícalo primilla, entre otras que anidan en La partida. Además cuenta con unos arrozales ecológicos. Todo ello se generó con motivo de una subvención concedida en 2004 por el departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón.

FRANCO MOLINA CENTRAL

Paradójicamente, el INAGA la incluye dentro de las localidades posibles para su Plan GIRA.

El Ayuntamiento ya votó en contra en un pleno esta ubicación y decidió presentar alegaciones. Por su parte, el PSOE registró ayer una propuesta en las Cortes de Aragón para preguntar en qué estado de tramitación se encuentra el vertedero.

La alcaldesa ya informó a la directora general de Calidad Ambiental sobre la subvención recibida por el Departamento de Medio Ambiente para recuperar la zona y no entiende por qué «ahora es la idónea para hacer un vertedero industrial. Lo que era bueno en 2004 tiene que ser bueno ahora. El desarrollo de Pomar de Cinca no pasa por tener un vertedero», sentencia.

Sancho también critica que en todos estos años el INAGA no se haya puesto en contacto con el Ayuntamiento de San Miguel de Cinca.

Además de Barbastro, se barajaron otras posibles ubicaciones como Ilche, Castelflorite y Peralta de Alcofea.

SUSCRIPCION

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here