RENOVE MARIÑO

César Torres

Ya que solemos hablar de las distintas formas de generar una pequeña renta para poder llegar a fin de mes, vamos a hablar hoy de las personas que deciden, o pueden, alquilar una vivienda, o una parte de su vivienda, para tener un dinero extra con el cual afrontar los gastos. Vamos a hablar de alquileres.

CAMINO DE SANTIAGO

A veces preocupa qué podemos hacer si tenemos problemas con el inquilino. 

Según las últimas encuestas, este es un problema que afecta al 19% de los propietarios, que debieron pedir a su inquilino que abandonara la vivienda antes de concluir el plazo del contrato, generalmente por impago de la renta. Actualmente se ofertan algunos sistemas de protección contra impagos y daños. Existen, en primer lugar los seguros de alquiler y también los servicios de empresas privadas o públicas que promocionan el alquiler. Tradicionalmente, además, se solicitan avales bancarios pero esto reduce en mucho el número de personas interesadas en alquilar.

 Y si nos decidimos a alquilar, ¿por dónde empezar?

Antes de que existieran empresas y seguros y entidades públicas que mediaran en el alquiler, lo que valía siempre era hacer una buena selección del inquilino para disminuir el riesgo de impagos. Es importante el contacto personal para darse una idea de la seriedad y solvencia de la persona a la que le abrimos la puerta de nuestra casa. Hay que empezar por pedir nóminas o certificados de ingresos y ofrecer un contrato que se amolde tanto a nuestras necesidades como a las posibilidades reales del futuro inquilino. Es recomendable cubrir por lo menos tres meses de renta –el mes de fianza legal más dos meses de garantía complementaria- y tener también un buen seguro de hogar que incluya defensa jurídica en caso debamos de contar con ella. Pero podemos también echar una mirada a cómo lo hacen las empresas privadas, los servicios públicos de alquiler y en qué consisten lo seguros de impago.

Podemos empezar por las empresas privadas. ¿Cómo trabajan?

La mayoría de ellas ayudan a seleccionar al inquilino a cambio de un mes de renta más el 21% de iva. ¿Caro, verdad? Además, suelen exigir los contratos de trabajo y las declaraciones fiscales. En algunos casos, incluso, los movimientos bancarios para constatar el ingreso medio del futuro inquilino y comprobar si será capaz de pagar su cuota sin sobresaltos en su presupuesto. Incluso existen empresas que ofertan llevar las gestiones cotidianas y los cobros por entre un cinco y un siete por ciento de la renta mensual (lo cual, claro, disminuye nuestros ingresos). Además, pueden pedirnos que reduzcamos el alquiler para alquilar antes. Es un servicio caro que debe mirarse con lupa.

Hablabas también de seguros por impago.

Es cierto, hay aseguradoras que ofrecen seguros, valga la redundancia, que cubren un número de mensualidades. Para doce meses de cobertura, por ejemplo, estos seguros cuestan entre un cuatro y un cinco por ciento de la renta anual. Generalmente, se termina cobrando con retraso y no cuando uno necesita el dinero, que es a fin de mes.

 Y finalmente tenemos los servicios públicos y las bolsas de alquiler.

Generalmente estos servicios tienen un marcado carácter social –dentro de lo que cada Administración entiende por social- y se les exige a los futuros inquilinos unos ingresos mínimos y que el alquiler no supere un tercio de esos ingresos. Al propietario se le exige que cumpla sus obligaciones fiscales y que no tenga deudas con la Administración.

En Huesca,  tenemos una Bolsa de alquiler gestionada por el Gobierno de Aragón. En un año de trabajo, a través de dos entidades sociales, una de Huesca y otra de Zaragoza, solamente han entregado cuatro viviendas en alquiler. Ojalá nos equivocáramos y fueran muchas, muchísimas más. Y resulta preocupante porque, como sabes, los desahucios por alquiler ya han superado a los desahucios por deuda hipotecaria. ¿Podemos invitar, Marga, a los responsables de la Bolsa de alquiler de Huesca a que vengan al programa y nos cuenten cómo se hace un buen contrato de alquiler? Y con esta invitación, nos despedimos hasta el próximo jueves.

 

DPH SONNAR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here