CEDER PUEBLOS VIVOS

¿Sabes jugar al Monopoly? Es un juego de mesa donde uno de los jugadores, al azar o echando los dados, se convierte en la banca y maneja el dinero. En la vida real el monopolio del dinero siempre ha estado en manos de los reyes o de los estados, nunca en las manos de los particulares, de la gente común, a pesar de que es la gente común la que crea el dinero con su trabajo. ¿Y qué puede hacer la gente común cuando necesita dinero y el banco se lo presta a un coste muy alto? Pues puede hacer como Juan Palomo: Yo me lo guiso, yo me lo como.

Ronda Somontano. No estarás sugiriendo que nos comamos a los banqueros…

No, no creo que sea una carne muy tierna, precisamente. Pensaba más bien en que ahora, cuando tienes tu dinero en el banco, apenas te produce un mínimo rendimiento del 1% y si pides dinero al banco, ya es difícil que te presten dinero con un coste menor al 10% de la operación. Pero si es cierto que es la gente común la que crea el dinero con su trabajo, deberíamos pensar en prestarnos dinero entre nosotros y así, de una parte, los que prestan puedan tener un rendimiento por encima del 1% que nos dan los bancos por guardar con ellos nuestro dinero y los que piden el dinero no tengan que pagar un precio en intereses tan alto como lo que exigen los bancos. Vamos a hablar de cómo podemos prestarnos dinero entre particulares.

R.S. ¿Y es legal que los particulares se presten dinero entre sí?

Tan legal como que los bancos nos lo presten a nosotros, pero más barato. Siempre podemos recurrir a familiares o amigos, pero resulta muy tranquilizador para ambas partes que se escriba un contrato de préstamo entre particulares. Se puede escribir tanto como contrato privado como elevarlo a escritura pública, aunque si se quiere ser tres en el baile, incluido el Notario, nos costará algo más.

R.S. Y en este contrato privado, ¿qué información debe incluirse?

Debe incluirse la fecha y el lugar, los datos personales del prestamista y el prestatario, el importe prestado, la duración del préstamo, el tipo de interés a aplicar, si hubiera, así como la forma de devolver el dinero. Siempre es mejor hacer una transferencia para dejar constancia del ingreso, pero como ahora en Huesca la mayoría de bancos cobra entre dos y tres euros por transferencia, también puede especificarse en el contrato otras formas de entrega. Puede incluirse también un testigo de la operación.

 R.S. Decías que el baile podemos ser tres con el Notario, pero a lo mejor podemos ser cuatro con Hacienda

Pues sí. Según la Ley del Impuesto sobre la renta de las personas físicas, si prestamos dinero sin interés a un amigo o familiar, Hacienda puede obligar al prestamista a declarar en su IRPF los presuntos intereses y ese tipo de interés a aplicar será el tipo de interés legal del dinero, que para 2015 es de 3,5% anual.

 R.S. Puede darse el caso de un padre que, en lugar de avalar a su hijo en el banco para alguna compra importante, puede plantearse prestarle el dinero, o donárselo

Y puede darse el caso de que Hacienda considere que no es un préstamo sino una donación encubierta para no pagar impuestos. Las donaciones entre padres e hijos tributan según la comunidad autónoma. Por eso es importante, en estos casos, acercarse a la oficina de Hacienda, contarles nuestro caso y preguntarles por el Impuesto sobre Donaciones y Sucesiones. Ya sabes, Marga, que lo más adecuado es hacer muchas, muchas preguntas y algunos cálculos antes de firmar cualquier documento sobre dinero, sobre todo si pensamos hacer una operación a largo plazo.

 R.S. Alguna gente cree que si el banco que tiene nuestra deuda quiebra, se acaba nuestra deuda. ¿Qué pasa cuando se firma un contrato entre particulares y uno de los firmantes fallece?

En el caso de los bancos, el banco que absorbe a otro con problemas se encarga del cobro de las deudas pendientes. En el caso de los particulares se sigue en general la misma filosofía. Las deudas no se extinguen por fallecimiento y son los herederos los que se hacen cargo de la deuda, para pagarla o para cobrarla. Cuando fallece el prestamista, la deuda pendiente será un derecho más que se incorpora a la herencia de uno o de varios herederos.

 R.S. Cuando prestamos dinero, ¿nos convertimos en banqueros?

Vaya, es una pregunta complicada. Normalmente la gente piensa que no debe mezclarse la amistad con el dinero, una idea que, por cierto, le va muy bien a los prestamistas profesionales, como es la banca. Hay una película del año dos mil que se llama Las razones de mis amigos. En ella uno de los amigos de toda la vida le pide dinero prestado a los otros dos y al no poder devolverlo, se generan una serie de situaciones sumamente incomodas no solo para ellos, también para sus parejas. Siempre insistiremos, como asociación de consumidores, que nos falta una constante y desapasionada reflexión sobre el dinero y el lugar que ocupa en nuestras vidas. Personalmente creo que el dinero no corrompe sino descubre quienes somos y como nos relacionamos con los demás.

Antes de convertirnos en banqueros, o en prestamistas, recomiendo ver esta pelicula, las razones de mis amigos. Tal vez entonces empecemos a descubrir si son las personas, o el dinero, lo más importante.

Cesar Torres Lañas

Asociación de Consumidores

Red de Ahorradores e Inversores

Avda. de los Pirineos, 28

22004, Huesca
974 221043

TIENDAS ONLINE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here