PATROCINIO BODEGA

La Denominación de Origen Somontano pasó el lunes un exigente examen para medir la calidad de sus vinos. Dos viejos conocidos del Consejo Regulador altoaragonés, los catadores y periodistas Javier Luengo y Pablo Vecilla recalaron en Barbastro para proceder a un suculento pero a la vez decisivo examen: catar los vinos de la mayoría de las bodegas del Somontano para darles una puntuación en la próxima Guía Peñín. Esta guía está considerada como ‘la Biblia’ de los vinos españoles y su aparición en ella con una buena puntuación condiciona el consumo de unos u otros vinos. Además la Guía Peñín se traduce a tres idiomas, está presente en veinte países y por lo tanto es una herramienta crucial para posicionarse en el mercado internacional.

DSC_0263Unas veinticinco bodegas del Somontano presentaron más de 170 vinos –un 70% tintos- a estos catadores que como siempre se marcharon de la D.O. altoaragonesa con buenas sensaciones, sobre todo con los vinos blancos y rosados y con puntuaciones altas que no se sabrán hasta dentro de unos meses. «En la añada de 2014 encontramos vinos frutales, ligeros, fáciles de beber y que dependen de cada elaborador que ha elegido su tiempo de maduración. Seguro que habrá puntuaciones altas», apunta Vecilla. (La media de puntuaciones del Somontano en la pasada edición fue de 86 sobre 100). «El vino perfecto para nosotros no existe. Lógicamente hay muchos caminos para acercarse a la perfección y muchos estilos. Pero perfecto no existe nada, porque ¿después de la perfección qué hay? Siempre tiene que haber algo para superar», afirma Luengo aunque valora el esfuerzo de Somontano «que ha conseguido tener vinos de alta calidad a precios aceptables»

FRANCO MOLINA CENTRAL

Para los catadores de Peñín la sorpresa de esta añada fueron los rosados. Javier Luengo asegura que la tendencia de este año pasa por ofrecer unos rosados pálidos: «Esto es fruto del interés de las bodegas por colocar sus vinos en el mercado extranjero. Así están llegando rosados más pálidos con matices sutiles frente al rosado con más color, más frutal y con más cuerpo».

DSC_0257En cuanto a los blancos, los dos catadores coinciden en señalar en que son «el caballo de batalla de Somontano, aunque no sean los más numerosos. Las variedades de uva Chardonnay y la Gewürztraminer consigue expresarse de una manera en esta tierra que no encuentra en otras zonas y eso es una diferenciación y un valor».

A nivel global, la Guía Peñín aprecia «avances en Somontano al igual que en toda España. La tecnificación de todas las bodegas hace que todas las bodegas sean capaces de elaborar vinos correctos. Cada vez es más difícil encontrar un vino con defectos, cuando hace diez años era más habitual», explica Javier Luengo.

Por otro lado, Pablo Vecilla valoraba las acciones de promoción que está llevando a cabo la D.O. Somontano para conquistar con su garnacha o el tempranillo el mercado norteamericano y México, así como la buena marca que la denominación se ha hecho en las mejores mesas de España. «Somontano tiene grandes vinos colocados en las grandes mesas y los rosados y los bancos se venden bien, pero falta un pelín más que pasa por bajar la carga de madera de sus caldos», señaló.

 

NAVIDAD GOB ARAGON mitad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here