Solo comenzando a leer: “Doña Carmelita está llorando-dijo Bibiana” Octavio Escobar, ganador del Premio Internacional Novela Corta Ciudad de Barbastro 2014, nos demuestra que, en esto de las letras, sabe lo que hace.

9788415894568 (1)Una agente inmobiliaria de buena familia, pero venida a menos, mata a su madre en un arrebato. Tras el acto decide huir, junto a Bibiana, una chica de clase baja que la apoya en todo momento.

NAVIDAD GOB ARAGON mitad

Este argumento, inspirado en un hecho real, le sirve al autor para, con una prosa envidiable, describirnos una sociedad, la colombiana, marcada por una estricta educación católica pero de comportamientos amorales, sobre todo en las familias aristocráticas.

La lectura de esta breve obra es amena en todos momento, con su punto de intriga y suspense incluido, pero conforme avanza la lectura lo que más te engancha a seguir leyendo es el dominio de la técnica de escritura, y es que Octavio no pone nada, ni una coma, que esté fuera de lugar en este libro. Frases sueltas que dejan a la imaginación del lector complementar los hechos, historias pequeñas que pulen personajes, con breves saltos al pasado que definen sus caracteres, templando sus actos, si fuese necesario.

Sus dos protagonistas, una mujer madura de clase alta y fuerte educación católica, cuyo nombre desconocemos, es simplemente “la doctora” (tampoco esto está hecho al azar, qué listo, Escobar) y Bibiana, una joven liberal de clase baja, que huyen juntas, viéndose obligadas a convivir. Y ahí, en esa huida, tenemos camuflada la crítica hacia una sociedad en la que el poder está en el apellido, con su doble moral escondida bajo el sello de la religión. Desde el crimen hasta los sucios negocios, incluyendo la prepotencia en el trato hacia los más desfavorecidos, todo pasa por nuestros ojos mientras nos deleitamos leyendo.

Una vez acabada, por supuesto con un final que ni defrauda ni deja indiferente a nadie, te das cuenta de que además esta narración es inteligente, todas y cada una de sus pinceladas están ahí porque tienen que estar, nada falta, nada sobra.

El premio Ciudad de Barbastro no suele defraudarme, pero este año se merece mi sobresaliente.

Tenemos además, acompañando a la prosa, un poemario soberbio, “Combustión” de Marcos Diez, ganador de Del Premio de Poesía Hermanos Argensola.

Mañana el jurado se reúne para fallar los premios literarios 2015, y es que en Barbastro, en cuento a letras, es siempre fiesta.

CAMALEON

(Poema extraído de Combustión M. Diez)

Descuelgas tu mandíbula

Y las palabras caen

Vacías al vacío.

Peligros camino

Pues la máscara es una con la piel

Y es difícil saber

Tras que disfraz te escondes.

Es el camaleón camaleón

Cuando finge ser árbol o ser piedra.

Es su piel, aun fingida, lo real.

 

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here