Hemos ido hasta la región de Yorkshire en Inglaterra, al nordeste de la gran isla, para hablar con un barbastrense que tuvo que elegir seguir su carrera en el extranjero. Para llegar a la histórica y encantadora ciudad de York, hay horas de viaje, porque primero conseguir llegar al aeropuerto de Barcelona, luego aterrizar en Manchester y en dos horas de tren, plantarte al final en el destino.

Jorge2Los que son oyentes de Radio Somontano ya conocerán el nombre de Jorge Ruíz Olles, pues desde hace ya unos meses colabora con su sección de ciencia, I+D+Radio en esta emisora (107.4FM), que también emite en internet (www.radiosomontano.es). Aunque poco dice sobre su vida en las ondas, y hemos decidido hacerle una entrevista, pues nos interesa el testimonio de alguien que con preparación, una carrera, y un buen nivel de inglés, tuvo que marchar fuera.

gobierno aragon contenidos

Licenciado en química y con un máster en inglés de nano-ciencia, sobre materiales nano-estructurados; y el idioma de la Gran Bretaña dominado también por haber cursado el Erasmus en Finlandia, cuando estaba aquí en Barbastro no lograba encontrar trabajo en las empresas del sector químico porque le pedían experiencia. Entonces se decidió a hacer el doctorado, con la crisis no era fácil conseguir beca y plaza aquí, así que se lanzó a buscarlo por Europa. Un proyecto europeo se puso en marcha, Smartnet, y se presentó a su plaza en The University of York (La Universidad de York), logrando una de las dos becas Marie Curie que para allí se concedían. Comenzó en 2013 su investigación, su doctorado, que deberá finalizar en septiembre de 2016.

Este proyecto de tres años es una formación en laboratorio en un proyecto vanguardista, Jorge está trabajando porque es una jornada laboral completa, pero a la vez aprende con la información y técnicas más novedosas de su campo, teniendo acceso a todo lo más puntero. Financiado por la UE, todo lo que descubra, no sólo Jorge, también sus compañeros, será propiedad de la Universidad de York y de la UE.

Le preguntamos entonces a Jorge sobre si ve diferencias entre la Universidad en nuestro país y allí.

IMG_20150717_131020Hay muchas diferencias afirma con rotundidad. Según él lo primero es que en Inglaterra la empresa privada colabora y financia proyectos de investigación, directamente, a la Universidad. “En Inglaterra hay una larga tradición de científicos y Premios Nobel, los valoran mucho más.”

Preguntamos a Jorge Ruíz su opinión sobre la denominada “fuga de cerebros” sobre todo desde el Somontano; no duda en calificarlo de desastre. “Es una pena que gente que se ha formado mucho, que podría contribuir muchísimo en el desarrollo de la sociedad, tanto tecnológicamente como socialmente; por una causa de colapso del sistema económico que vivíamos, ha resentido todas la estructuras de financiación públicas de, en este caso la ciencia, de investigación.” Y pone como claro ejemplo el cierre del Centro De Investigación Príncipe Felipe de Valencia, con científicos avanzando en el estudio del cáncer, de fama y reconocimiento mundial.

“La ciencia española tiene mucha calidad”. Insiste Jorge que no debemos agachar la cabeza ante otros países, que hay mucha gente en nuestro país que investiga y avanza, con calidad. Por eso vuelve a resaltar que todo este talento es una pena que se vaya, que saliendo fuera beneficien a otros países y sus empresas. Entonces le preguntamos que todo esto puede ser un atraso para nuestra sociedad. Evidentemente Jorge cree que sí.

Apunta Jorge que montar empresa en España es mucho más difícil que en otros lugares y que la gente que tiene emprendimiento y capacidad para crear empresas con alto valor añadido, al marcharse fuera, hará que haya un tremendo paréntesis en la historia, un parón.

Nos metemos ya de lleno en la vida con los ingleses de Jorge Ruíz. Primero nos dice que en York y en Bruselas (Bélgica) también, dónde estuvo haciendo prácticas, se ha encontrado muchos españoles. Para él lo más destacado es que en Inglaterra se ven muchísimas más oportunidades laborales. Para él es un país de oportunidades. Nunca ha visto nada de discriminación, la sociedad británica es abierta en cuanto a la inmigración, acogedores y dispuestos a escucharte, independientemente de tu acento al hablarles en inglés.

Respecto a su trabajo, su proyecto en la Universidad de York. Está investigando sobre materiales que se auto-reparan; geles; material a medio camino entre el sólido y el líquido. Jorge está haciendo experimentos sobre la difusión de materiales que hay en los geles, la capacidad que tienen de difundir los materiales los propios geles, y qué estímulos influyen en esta capacidad, como la temperatura o los ultra-sonidos. El ritmo de la investigación ha ido acelerándose por momentos, ha publicado ya resultados en la revista inglesa Royal Chemical Society, sobre la velocidad que gelifican los geles, su cinética y termodinámica; y pronto seguirá publicando en las revistas especializadas, espera que sea siempre en las de mayor impacto.

Le preguntamos a Jorge sobre el después, cuando sea Doctor y con un nivel de inglés alto, si volverá al Somontano. “Un Doctorado es otro nivel de formación, donde adquieres capacidades para pensar por ti mismo, a la hora de preguntarte cuestiones sobre el desarrollo de algo, con un objetivo fundamental. Tú vas organizando herramientas.” Según él, todo esto te enseña a ser más válido para una empresa que esté especializado o no en tu tema, porque las empresas, según Jorge, necesitan personas con este perfil, que puedan pensar por sí mismas, para desarrollar productos… E incluso también nos quiere destacar que gente con Doctorado son muy válidos para organizar grupos, llevar equipos.

En el Somontano Jorge sabe que hay varias empresas que tienen relación con su campo, la química, y por supuesto cuenta con intentar trabajar en su tierra cuando vuelva. ¿Qué hará falta para facilitar que gente como tú vuelva y se forme parte de nuestra sociedad en el Somontano? Aquí Jorge abre la puerta también al emprender. Si alguien sabe hablar en inglés, para producir algo en el Somontano y venderlo también a nivel internacional, podrá también implantarse en nuestra tierra. Claro que si hubiera ayudas para facilitar la vuelta de las personas que se han ido fuera, sería muy factible que las empresas ya instaladas optaran por contratar a estas personas con perfil alto de formación.

Está claro que nuestro químico Jorge Ruíz Olles confía mucho en el valor añadido del Doctorado para poder volver a su tierra y contribuir con todo lo que ha aprendido a hacer avanzar el Somontano. De hecho él cree que en el Somontano hay que apostar por la investigación y el desarrollo.

Le preguntamos pues qué es lo que echa de menos del Somontano. Lo primero poder coger su bici para simplemente subir hasta El Pueyo. Allí en York es su transporte diario para ir al trabajo, no usa la bici como ocio. También añora el tiempo y la gente del Somontano, hablar con las personas en su idioma y encontrarse a conocidos. Además de que encuentra a los ingleses muy recogidos, los horarios son distintos. Echa mucho de menos el sol. En Inglaterra los inviernos son oscuros y aun así en verano la luz del sol le parece más un fluorescente encendido que el sol que calienta en su tierra.

LILIADYS banner

Acabamos la entrevista preguntándole a Jorge Ruíz Olles, qué se traería hasta el Somontano de allí donde está aprendiendo y trabajando ahora. Lo que nos sorprende es la respuesta, “la apertura”, se refiere a que la gente inglesa no critica las apariencias tanto, la gente viste y va como quiere, la sociedad inglesa es muy tolerante, y la tolerancia es lo que se llevaría seguro a su país, de vuelta. Pero además la forma de hacer negocios, que también es abierta. Cuentan con las herramientas adecuadas para que una idea se convierta en algo vendible y que sea negocio. Siempre los ingleses han ido por el mundo haciendo negocios y los bancos ayudan a las empresas, a las pequeñas y medianas empresas. Esta mentalidad Jorge la aplicaría en el Somontano. “Tenemos que aprender mucho los unos y los otros”. Además del idioma. “Todo el mundo entiende el inglés hoy en día”. Con la lengua inglesa todo el mundo se relaciona y hace negocios.

El mensaje último antes de despedirnos de nuestro científico protagonista hoy de nuestro reportaje, fue “Hay muy buena gente en el Somontano, nos tendríamos que sentir muy orgullosos, una de las cosas que te das cuenta cuando sales por el mundo es que realmente en España tenemos cosas muy buenas. Por supuesto la comida y tal pero también un capital humano muy importante; entonces todo esto se debe poner en valor. Desde la seguridad que somos muy buenos pero también desde la humildad, debemos valorarnos y poner todo ese potencial en marcha.”

 

 

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here