Contraportada nº 21. Imagen 1Ronda Somontano.- ¿Por qué resulta tan importante alargar la columna vertebral?

Ejercicio y Bienestar.- La columna vertebral es el gran amortiguador del cuerpo humano, de modo que absorbe buena parte de la presión gravitatoria que soporta diariamente. Además, el interior del espinazo contiene la médula espinal que es el árbol de la vida, el tronco central del que salen todas las ramificaciones nerviosas del cuerpo.

TORNO DE BUERA VERANO 2020

R.S.- ¿Quiere decir que el alargamiento sistemático de la columna vertebral mejora la transmisión sináptica en la médula espinal?

E.B.- Por supuesto. Esto es fácil de comprender con una analogía. Los automóviles pueden desplazarse mucho mejor por una vía recta y plana que por otra surcada de curvas, baches y badenes. Del mismo modo, las sinapsis nerviosas se producen mucho mejor en una médula estirada que en otra surcada de curvas exageradas y pronunciadas, como es el caso de las hipercifosis cervicales y lumbares, las hiperlordosis o las escoliosis. Este proceso supone también abrir y separar el espacio intervertebral, consiguiéndose un doble efecto benefactor, a saber, que los discos intervertebrales se hidraten mejor y que haya menos presión sobre los nervios que salen de la médula.

Contraportada nº 21. Imagen 2R.S.- ¿Cómo puede alargarse la columna vertebral cada día de manera sencilla y eficaz?

E.B.- Pues enrollando la espalda como una persiana, adoptando la postura base de restauración en el suelo, estirando la espalda sobre una pared o alineando la columna vertebral con un palo.

R.S.- Dado que la postura base de restauración ya se ha tratado en otra contraportada y cómo enrollar la columna vertebral se explicó como un modo seguro de bajar al suelo, describa cómo alargarla en una pared o con un palo.

E.B.- Efectivamente la postura base de restauración ya se trató monográficamente pero no así el modo de alargarla enrollándola desde la postura bípeda y la postura sentada.

R.S.- ¿Cómo enrollarla desde postura bípeda?

E.B.- Se empieza flexionando la cabeza hacia adelante muy lentamente hasta tocar con la barbilla el pecho, se relajan y sueltan los brazos, antebrazos y manos dejándolos colgar libremente. Cada vez que se exhale aire se baja una o dos vértebras flexionando el tronco, no más, hasta que las yemas de los dedos lleguen a un palmo del suelo. En ese momento se detiene la flexión procurando respirar por los riñones. Hay que mantenerse en esa postura por unos minutos, siempre que sea tolerable. Caso de notar mucha tensión hay que flexionar las piernas hasta que desaparezca o disminuya. Cuando se perciba un estiramiento suficiente se empieza a subir con mucha lentitud hasta recuperar la verticalidad. Es un estiramiento muy potente, pues no solo alarga la columna vertebral sino que estira las dos cadenas musculares posteriores. Puede repetirse cuantas veces se necesite al día y en cualquier lugar, en la cocina, en el jardín o en el pasillo de un avión.

R.S.- ¿Y desde la postura sentada?

EB.- Se procede del mismo modo pero con la diferencia que desde sentado conviene llegar a tocar con las manos el suelo, siempre que se pueda realizar sin forzar, pues a veces la presión del pecho sobre las piernas lo impide.

R.S.- ¿Y con la ayuda de una pared?

E.B.- Se puede realizar desde sentado en el suelo o de pie. En ambos casos se procede poniendo en contacto toda la espalda con la pared. Con cada exhalación se van despegando las vértebras de la pared una a una pero siempre manteniendo el sacro pegado a la pared. Luego se procede muy lentamente a acercar de nuevo cada vértebra a la pared hasta volver a estirarse completamente.

R.S.- ¿Y con un palo?

E.B.- Se coloca un palo rígido en la espalda en contacto con la nuca y el sacro manteniéndolo estirado con ambas manos, con la mirada al frente y las piernas ligeramente flexionadas. Con cada exhalación se va flexionando el tronco hacia adelante sin separar el palo de la cabeza y el sacro. Si se percibe alguna separación hay que volver hacia atrás de inmediato. No hay que forzar ni llegar a un punto determinado sino bajar tanto como se pueda sin presionar. Se mantiene la posición un par de minutos respirando conscientemente por los riñones y lentamente se recupera la verticalidad de nuevo.

 

www.ejercicioybienestar.org

DPH

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here