Drogas

Se trata de un documento estratégico elaborado por la Dirección General de Salud Pública en cuya redacción han participado las principales instituciones y entidades sociales que trabajan en Aragón en la prevención y el tratamiento de las drogodependencias.

Reforzar las acciones preventivas en los ámbitos educativo, laboral y comunitario, y de forma selectiva en relación con determinados grupos de riesgo, es uno de los objetivos principales del II Plan sobre Drogodependencias y otras Conductas Adictivas que ha aprobado el Gobierno de Aragón para su desarrollo en el periodo 2010-2016.

Este documento, en cuya elaboración han participado las principales instituciones y entidades sociales que trabajan en Aragón en el ámbito de las drogodependencias, mantiene y refuerza muchas de las orientaciones estratégicas contenidas en el primer plan, y tal como ha afirmado la consejera de Salud y Consumo, Luisa María Noeno, pretende normalizar y sistematizar el trabajo llevado a cabo en el periodo 2005-2010 en la prevención y la asistencia de las drogodependencia y de otras adicciones.

Luisa María Noeno ha explicado que este segundo plan se sustenta en un estudio continuo de los hábitos de la población aragonesa. Las encuestas llevadas a cabo constatan el inicio precoz de los jóvenes en el consumo de determinadas sustancias, fundamentalmente el alcohol, seguido del tabaco y del cannabis. En cuanto a los patrones de consumo, este se asocia al tiempo de ocio, a la curiosidad y a la experimentación, siendo frecuentes los casos de policonsumo y la concentración de estos hábitos en días y horarios concretos. Además, los jóvenes aragoneses se consideran suficientemente informados sobre los riesgos y los problemas derivados del consumo de drogas, pero no relacionan las drogas con la imagen de marginalidad de otras épocas y admiten la facilidad de acceso a la mayoría de las sustancias.

Por su parte, el director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, ha remarcado entre los objetivos del II Plan sobre Drogodependencias y otras Conductas Adictivas las acciones orientadas a la integración social de los drogodependientes, que necesariamente pasan por la colaboración de otras instituciones públicas y entidades sociales, así como de una acción interdepartamental del Gobierno aragonés, en especial con los departamentos Educación, Cultura y Deporte, y de Servicios Sociales y Familia, con los que se está en contacto permanente y con los cuales ya se desarrollan proyectos conjuntos.

Con este nuevo plan, el Departamento de Salud y Consumo también desea sistematizar el trabajo de los Centros de Protección Comunitaria, dependientes de la Administración local y que cuentan con profesionales de las ciencias sociales y de la salud, así como dotar a estos centros de una cartera de servicios.

En el ámbito de la asistencia, también se quiere completar el mapa de las Unidades de Atención y Seguimiento de Adicciones (UASA), formadas por profesionales del sistema público de salud, o concertadas con entidades con amplia experiencia en la atención de adicciones.

Por último, y en el campo de la información, se van a mejorar los sistemas que permitan conocer la sensibilidad y el comportamiento de la población aragonesa con respecto a las conductas adictivas mediante el desarrollo del Observatorio de Drogodependencias en Aragón, que, por primera vez, analizará la conexión del ámbito sociocultural con las adicciones. El trabajo de este observatorio se integrará en el que ya desarrolla el Departamento de Salud y Consumo en sus competencias de vigilancia de la salud.

En 2009 más de 1.600 aragoneses iniciaron tratamiento de diferentes drogodependencias y el Departamento de Salud y Consumo invirtió más de 4,5 millones de euros en programas dedicados a la prevención y el tratamiento de adicciones.