Nunca hemos oído pedir perdón